La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti

“DESDE AQUÍ NO PUEDO VOLAR” (Fragmento de LA ROSA DE PARÍS)

11 comentarios

Monique-

Ayer me volví a sentir en Montmartre y lo compartí con un estado de ánimo de Richard

en mi novela LA ROSA DE PARÍS.

Hoy me siento dentro de las tripas de Montmartre y mi corazón está en Pigalle, junto al Moulin Rouge.

Y lo comparto esta vez con un estado de ánimo de Monique.

 

 

“Monique se removía inquieta entre sus sábanas. Aquel duermevela le hacía enhebrar su semiinconsciencia con dos hilos distintos, el onírico y el real. Soñaba que al asomarse por la ventana de su cuarto todo París se mostraba radiante ante sus ojos. Enseguida se percató que su habitación estaba en lo alto de una torre. Quería arrojarse al vacío y volar libre, rozar con sus cabellos los tejados y volver a subir al cielo para ser una estrella más. Pero una honda tristeza convertía en plomo sus alas impidiéndole saltar. Cerró los ojos y al abrirlos el paisaje había cambiado, todo lo que se veía de París era una sucia calle recorrida por gente con el rostro desdibujado que la miraban al pasar. Aquello le provocó una terrible angustia que le hizo salir del sueño.

Vivía en un modesto piso de Pigalle, muy cerca del Moulin Rouge, en un bajo que daba a la calle y que le hacía sentir que desde allí no podía remontar el vuelo.

Se incorporó sólo para quedarse recostada con la mirada perdida. El recuerdo de Richard era más fuerte que su voluntad para olvidarlo. Aunque no lo deseara, el caballero de piel morena y seductores modos se había colado en su mente, y lo que era más grave, se había instalado en su corazón. El amor es un impulso, nunca una elección, y para ella aquel estímulo le absorbía en un fiero torbellino de sueños y deseos. Quiso asomarse a la ventana y gritar su nombre, correr tras él a su encuentro para besarle y decirle que el amor siempre es posible, más allá de todo, en una tierra de nadie, allí donde algo esté por conquistar, un espacio libre para crear un mundo que sólo pertenezca a dos, un lugar, donde el amor y la pasión aún sean importantes. Pero estas sensaciones eran nuevas y ella sabía que por mucho que lo intentara, no podría cambiar la realidad de este amor. La joven niña que aún vivía en su interior se preguntaba, con la inocencia de quien jamás había entregado totalmente su corazón, porqué el amor dolía. La confundía el hecho de que, por algún motivo, se sentía culpable. Culpable por su condición, culpable por su pasado, rea de muerte por no ser más de lo que era. Pero no quería, no debía entregarse a aquella tristeza que todo lo devoraba con la avidez hambrienta del dolor. Pero cómo evitarlo, como no darse cuenta y mirar para otro lado cuando el corazón entero pertenecía ya a un solo sueño. Le gustaba cantar, adoraba bailar y reír, conocer gente y saber que allá donde iba era querida, aceptada como era, pero cuando el amor aparece todo lo nubla con el vapor de su ardiente pasión. Aquel hombre le hablaba en silencio de una pasión inevitable, de sentimientos no concluidos nacidos del alma, le decía sin palabras, que ignorar aquel amor era como ignorar el cielo infinito y sus secretos. Algo la unía irremediablemente a él, haciéndole saber por instinto que aquel alma le traía silenciosamente pedazos de la suya. No sólo le amaba, también sentía que le pertenecía como él le pertenecía a ella, por derecho, por destino. La vida se había reducido al tamaño de su recuerdo, a la forma de su cuerpo, a la música de su voz. Pero porqué un sentimiento tan hermoso era tan convulso, porqué le daba vida y a la vez parecía que se la robaba. El amor, el más prodigioso sentimiento humano, fértil y devorador a la vez, cegador en su luz y tenebroso en sus sombras. Capaz de transportarnos tanto a un vivificante oasis como a un ardoroso desierto yermo. Pero que dulce veneno, que sublime muerte la de marcharse amando con el alma llena, con ese cargamento de pasión y de ilusiones que aquel querer nos trajo. En esta vida no hay mayor tesoro que el amor que con amor se paga, no más cielo que el cielo de otra alma que con afecto se confunde con la nuestra. El tu y yo entonces se pronuncia nosotros, y nunca, ya nunca jamás serviremos de alimento a la voraz soledad.

Monique se sintió repentinamente muy cansada y una leve sensación de ahogo le hizo toser violentamente. Se levantó con dificultad y buscó aire abriendo la ventana. Cuando se recobró, vio con tristeza que la sucia fachada de enfrente era todo lo que de París tenía. “Desde aquí”, pensó, “no puedo volar”.”

 

Anuncios

Autor: lottar

about_lottar... Lo que pueda decir acerca de mi no es relevante. Lo importante es lo que pueda despertar en ti, en ese fluir juntos que nos une. No soy lo que hago, de modo que no intentes encontrarme en este blog, para confluir deberemos saltarnos los conceptos, las ideas y las expectativas, lanzarnos al abismo de nuestras limitaciones y estar dispuest@s a abandonar el límite de lo conocido. Solo así será posible un aproximamiento “real” y puro. Todo lo que aquí propongo y entrego no es más que un camino de desarrollo personal evolutivo, un sendero a través de los arquetipos del tarot y su simbología arcana, una herramienta que nos permita recorrer esos territorios ocultos e inexplorados de nuestro rico y sugestivo mundo interior. Soy un buscador, como tú, aunque cada vez con mayor frecuencia olvido las preguntas que me hago y eso va poco a poco haciendo también que me olvide de mi necesidad de respuestas… Ineludiblemente algunos de vuestros caminos se unirán al mío, cuando así deba ser; entreguémonos ese mensaje que llevamos el uno para el otro pues será una oportunidad única de vivir una experiencia exclusiva e importante, reveladora a su manera y absolutamente genuina. Os expondré todas las herramientas creadas por mí que me han servido en este desarrollo evolutivo, psicológico y espiritual, que emprendí hace ya muchos años. Mis terapias no son superiores ni inferiores a cualquier otra, simplemente es relevante que sea la herramienta que a ti te sirva en este momento concreto de tu camino. Esa es su función y su única razón de ser. He subido muchas veces a la cumbre de la montaña por diferentes caminos, para darme cuenta al fin de que la luna que se contempla en su cima… es siempre la misma. Aquí te mostraré estos caminos hacia la luna escarlata, recordándote que parte de lo que escuches de ella, está dirigido solo a ti. Y te lo mostraré desde esas diferentes facetas de mi mismo que cultivo en mi viaje por esta vida: Como tarólogo peregrino de tantos caminos de Santiago, como poeta y escritor, como fotógrafo, como amante de las artes zen, como intenso y apasionado buscador espiritual, como amigo, como amante alma amiga, como confidente de camino, como ser que te reconoce. Quiero terminar recordando al hombre que resquebrajó con su poder y su intensa luz la armadura de mi pecho, a Isaac David Garuda, maestro espiritual norteamericano y del que ya hablaré aquí acerca de su labor y obra. Gracias maestro. Si quieres realmente descubrirme, si deseas recibir de manera directa y personal algo de lo que aquí propongo, si precisas conocer que mensaje tenemos el uno para el otro, da el paso y ponte en contacto conmigo. Ambos nos enriqueceremos con ello y a buen seguro el destino sonreirá. Hasta ese momento. Namasté. Lottar

11 pensamientos en ““DESDE AQUÍ NO PUEDO VOLAR” (Fragmento de LA ROSA DE PARÍS)

  1. Monique necesita un Psicologo ya, sufre de ansiedad, como siga así un día se tira por la ventana.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pero si vive en un bajo!
    Además, los psicólogos del siglo XIX no eran muy de fiar (bueno, como los de ahora…)
    Y, quién no ha sentido la angustia de Monique alguna vez?
    Aun así Besta le sugeriré la idea del psicólogo.
    Abrazoss

    Me gusta

  3. Que intenso! Una realidad que muchos viven hoy, confundiendo el amor con el apego, con la dependencia, con… Cuando el amor simplemente es. Cuando se conoce el amor en su esencia, entonces se puede escoger con libertad porque nuestro ser lo reconocerá. Pero mas que esto que comparto, esa historia sufre una gran crisis existencial, de vacíos, angustias que como bien dices en aquellos tiempos la psicología no iba a ayudar tanto como probablemente se pueda asistir hoy día con tanto crecimiento y aportaciones al fortalecimiento interno del ser humano para encontrar el YO real.

    Le gusta a 1 persona

  4. Muy cierto Margaret, lo has interpretado fielmente. El Amor Verdadero nunca puede ser causa de sufrimiento, es el ego humano
    quien intercepta el sentimiento puro y lo disfraza con su dolor, su miedo y su angustia.
    Pero somos poco más que niños que están aprendiendo a Amar y andamos a gatas con eso.
    Richard y Monique se amaron con locura, pero su ego…
    Me asombra que aunque aún no he publicado la historia la hayas percibido en su esencia sólo por dos fragmentos.
    Sí, una crisis existencia de unos seres humanos que querían comprender la vida, los sentimientos, las emociones
    y superar la angustia de estar vivos.

    Le gusta a 2 personas

  5. No existen diferencias entre aquel sentir del amor a como lo podemos sentir ahora.. Solo cambian los espacios y el tiempo.. El alma y corazón se mueven por iguales percepciones e impulsos 🙂

    Le gusta a 2 personas

  6. Me gustó tu descripción de ese sentimiento tan profundo llamado amor, que por circunstancias externas no puede darse en toda su magnificencia, sin egos ni apegos.
    Un abrazo de luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s