La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


78 comentarios

BESAR UNA SONRISA

la_luna_escarlata-besarunasonrisa

Beso tu sonrisa.

Aunque no pueda besarla.

La que roja ríe en tus labios

y la que brilla en tu mirada.

La beso, como las pompas de jabón

que húmedas estallan

al contacto mínimo de los dedos

que indiscretos alcanzan a tocarlas.

Y cuando aciertes a notarlas, caerán sobre tu pecho

como lluvia de una estrella que en tu piel se reflejó,

antes incluso de nacer, cuando amar sólo era un sueño,

incendiando ese deseo de una chispa que todavía aún no ardió.

A esa distancia, la de la respiración que se delata por agitada,

la que hace que tus ojos se nublen por el vapor de otra mirada,

la de tanta lejanía salvada por el poder mismo de un sentimiento

que no empieza y que tampoco ciertamente acaba,

que no sabe de cordura ni quizá de conveniencia,

que sólo atiende y se concentra en que nace de un lugar

que casi nadie halla, pero que a ti siempre te encuentra…

El corazón…

Mi corazón, loco, ese que aún habla, ese que todavía espera,

ese que resucita aunque no muera,

el que suspira, aquel que canta.

Sí, ese que sueña que imagina que te ama…

 


144 comentarios

LA MUJER CON MARIPOSAS EN LAS MANOS

la_luna_escarlata-lamujerconmariposasenlasmanos

Soñé, con una mujer con mariposas en las manos.

Y soñé que vivía en un lugar lejano, donde nace la primavera.

Rodeada de su silencio, de las flores recibía abrazos

sabiendo que eran lazos que no apresaban sus muñecas.

Y así, en sueños, oí la historia

de una mujer que era amiga de las mariposas.

Frente a su ventana, solía hacer cada mañana

un baile con sus manos… Y flores que volaban

se colaban allá donde un dolor se oía

o donde simplemente una intención

hiciera ya hace tiempo mucha falta.

Nacían entre sus dedos mariposas de todo color.

Las amarillas, iban allá donde faltaba la alegría,

sólo se posaban y en ese lugar aparecían las sonrisas.

Las había verdes, que volaban donde creer ya se dudaba,

y su sólo vuelo hacía al fin saber, que la fe no es un consuelo,

que creer es simplemente reconocer que volamos desde el suelo.

También las había violetas, y eran muy dulces pues a su vuelta

traían a la mujer todas las muestras del afecto recogido.

Y las rojas… estas siempre buscaban cualquier corazón afligido

por las cuitas de un amor que no es siempre comprendido.

Mariposas en sus manos, en su corazón, en sus sueños recordados,

mariposas en su balcón y también en sus suspiros.

Y en los sueños, cuenta la leyenda, que la mujer mariposa

también anhelaba que hasta ella volara ese color que la abrazara,

que le dijera que no importa dónde viajen las primaveras,

porque siempre volverán,

con cada vez más sueños y cada vez con menos penas.

Pero una mariposa no se atrapa, una mariposa llega,

te acaricia y aletea hasta colocar en el balcón del corazón un verso,

una palabra que aligere el pesar de no saber dónde el amor espera.

Soñé con esa mujer y en el sueño me juré, que puesto que el corazón manda,

es preciso si ella aguarda llevarle a su cielo ese querer, esa dulzura,

ese amor sin desnivel de una montaña que no ocupa

más extensión que la llanura de su piel.

Soñé con una mujer con mariposas en las manos…

Y soñé que yo era Él…


142 comentarios

NO ES AMOR…

la_luna_escarlata-noesamor

No es amor…

Pero cada día cuando te veo siento al hombre que ahora soy

y que nunca antes había sido.

No es amor…

Y el ansia y la sed de ser contigo me dibujan en la forma en que me ves,

en como soy sentido, y en cómo te sientes tú también, aquí conmigo.

No es amor… Lo sé.

Aunque esculpas mi sonrisa con tu gracia a mala idea,

o aunque burles mi prudencia al aceptar mis desafíos,

o por cómo columpias en el jardín de tus caprichos

todas mis ganas de vencerte en tu frontera.

Tantas veces en Madrid nos vimos…

No es amor…

Pero, qué siente entonces mi corazón,

ese que se traza en el aire cuando te fumo,

en el que se convierte mi voz cuando te escucho,

o ese que se disfraza a veces en el verso de cualquier canción.

No es amor, estoy seguro…

Pero, por qué son tus labios tentación de lado oscuro,

y por qué habitas partes de mí que ni siquiera yo habito.

No es amor y lo repito,

No es un verso ni una flor,

es sólo el aire que respiro

y que se vuelve brisa cuando te recuerdo

y huracán cuando te olvido.

No es amor, es sólo un río

que traspasa una ilusión

y se transforma en vino,

en veneno dulce de un delirio

que no sabe de razón,

ni de conveniencias,

ni tampoco de designios.

No es amor… Sólo somos tú y yo,

Jugando, riendo, provocándonos en chanzas,

soñando que soñamos fuera del sueño,

mirándote como Eva mira a su manzana.

Me olvidé lo que fue de ayer

y ya no me importa lo que será mañana,

existes, en la misma órbita de mi Sol

y duermes bajo una misma Luna que te ampara.

Eres mi compañera en este tramo del camino,

Y te respeto, y te valoro, y además también te admiro,

por lo que eres, por lo que escondes,

y también por lo que yo consigo ser aquí contigo.

Me gustan tus labios manchados de la espuma del café,

como ese que compartimos ayer en el parque del Retiro.

Hoy te miro y aunque no es la primera vez

siento como si tomara al fin tu mano…

No, seguramente no es amor… Pero te amo.

DEDICADO A LA MUJER MÁS ESPECIAL… LA VIDA!


20 comentarios

MORÍ MIENTRAS MORÍA…

la_luna_escarlata-morímientrasmoría

Veo vuestra danza desde fuera

a pesar de vivirla desde dentro.

Uno sopla y otro enciende el fuego.

Y yo ardo, además de ser la chimenea.

Qué ha sido de lo que antes fue batalla,

de tanto grito y tanto golpe tan violento.

Qué, de tanta gloria y de tanto mal tormento

que os disputabais arrogantes a la cara.

Me hicieron creer que yo debía decidir

Si debiera ganar él al fin

o si ella era finalmente la que gana…

Y yo me seguiré abrasando inevitablemente

en el mismo seco fuego en el que ellos ardan.

Me disputáis,

entre la pasión de mi arrebato

y mi ternura voluptuosa.

Y me poseéis sin que os gobierne,

porque soy hijo de ambos.

Ardo corazón, me quemo, me abraso,

me muero, me lloro, me acabo…

Adiós…

Pero cuando el reloj de la Torre

se acalle porque ya le haya hendido el rayo,

y la intensidad de las llamas decrezca

y vea que me he quemado sin haber llegado a arder…

volveré…

Volveré porque te amo.

Adiós Alma mía.


26 comentarios

BALADA PARA UNA REINA DE PICAS (Del relato SWEET DARK BLACK) Capítulo 5

la_luna_escarlata-baladaporunareinadepicas

Cambio de planes. Ella sabe que estoy vivo y eso lo cambia todo. América aún no ha tenido tiempo de relacionarme con Mary Boom y mucho menos saber que llevo varios días en su casa. El café de la calle 13 ya no era lo más indicado. No podía arriesgarme a que Charlton y América estuvieran por allí. Esto es entre Ella y yo. La discreción de la casa de Mary Boom es perfecta.

La recogerá en el café como estaba acordado y vendrán aquí para ultimar la contratación del trabajito que Ella y Charlton deben hacer. Y aquí estoy yo, sentado confortablemente en un sillón frente a la puerta.

Pero mi sensación es agridulce. Definitivamente ya marco a Mary Boom frente a ellos, será proscrita, pero n siquiera eso me frena. Sigo pensando sólo en mí… Qué coño, hace tiempo que perdí mi corazón y ahora no es momento de recuperarlo.

Percibo que está cerca porque se me agita el corazón. Cierro los ojos y me concentro. Pienso en la mano que me toca jugar y recuerdo la regla número de uno del póquer: LA RECOMPENSA HA DE SER SIEMPRE MÁS ALTA QUE EL RIESGO…

Se oye la puerta. La abren… Ella pasa primero. Y me ve…

Ni siquiera el más mínimo parpadeo. Controla hasta el brillo de sus indescifrables ojos negros. Eres buena nena. Pero desde aquí puedo escuchar como se te acelera el corazón. Ni siquiera alguien como Ella puede controlar eso. Y para mí es una melodía. El cañón de la pistola de Mary Boom sintiéndolo en su espalda le hace desistir siquiera de girarse.

Sólo me mira. Y sonríe sin mover los labios. Esa es mi chica.

.- Mary Boom, no le tomes a cuenta su aparente frialdad. Quizá la efusividad no sea el mayor de sus encantos. Pero sé que te alegras de verme nena, aunque quizá no tanto como yo de verte a ti.

.- Tu cacareo no va a hacerte más atractivo Frank. Guárdate tu arrogancia para esas mujeres impresionables con las que parece que últimamente te rodeas. Y no va por ti eh, Mary… “Poom”, así se dice?

.- Uy, aquí tienen artillería… Bueno, yo mejor me voy, no sea que se escape alguna bala. Os dejo tortolitos.

Imprevisible y tierna Mary Boom.

De nuevo, cara a cara. Ella y yo. No puedo con sus ojos…

.- ¿De dónde has sacado esa periquita Frank? Tus gustos parecen ser cada vez más exóticos nene. Muy hábil el utilizarla como cebo… debe ser para lo único que valga la pobre.

La primera, directa al cielo de la boca. Sabe que quien da primero da dos veces.

.- Deberías ser más considerada con quien has pegados tres tiros y te está encañonando.

.- Debería, pero no quiero. Sencillamente es que no vas a disparar. Aprende nene, si amenazas haz al menos un corte, si no nadie te tomará en serio. Un poquito de elegancia.

La segunda, detrás de las orejas. Sabe que si das dos, das tres.

Y sigo sin poder con sus ojos…

Me remata.

.- Se te nota demasiado que te gustan mis ojos Frank. Te estás aflojando y eso es algo que ahora no te puedes permitir… ¿Es esa la vocecita que escuchas en tu cabeza? Jajajaja…

Te echo de menos Mary Boom.

Pero tiene razón, me estoy aflojando. Debo remontar, pero no me da respiro.

.- Y ahora que ya ha quedado claro que no vas a disparar, lo que me tengas que decir rapidito, tengo otros asuntos. Charlton me espera.

.- Ah, por Charlton no te preocupes. Si se porta bien le subiremos al asiento de atrás del coche y le daremos unas palomitas.

.- Deberías respetarle más, cuentas con el dudoso honor de ser el primero en su lista.

.- Listas mejores que la suya las he visto en el colmado de la calle 11 nena.

Lo disimula, pero está riendo, lo veo en esos ojos en los que tiendo a perderme con demasiada frecuencia últimamente. Guardo la pistola. Ahora es el momento.

.- Podría haberte matado antes de que supieses que seguía vivo. Y si no lo hice fue porque hay asuntos entre tú y yo que aún están inconclusos. Por ejemplo por qué me pegaste tres tiros. Lo que te hice no es suficiente motivo.

.- Tengo mis secretos.

.- Y sabes que mientras no los descifre estás a salvo de mí. Y juegas con esto. Pero nada se puede ocultar eternamente, ni siquiera una Reina de Picas como tú.

Yo no estoy seguro a lo que me refiero, pero ella sí… Y sé que observando sus ojos de gata acabaré descubriéndolo. Es mujer y hasta alguien como ella no puede esconder todas sus emociones. Me mira los labios. Vamos bien nena.

Ahora.

.- Mírame bien. Ahora aparcaremos nuestras cuentas pendientes, no es tiempo de luchar entre nosotros, tenemos un nuevo compañero de baile…

.- ¿A qué te refieres?

.- Gente de Kalvin viene a por ti. Aún no saben que yo sigo vivo, pero acabarán sabiéndolo, lo cual dice que también vendrán a por mí. Claro, no?

Suena jodidamente convincente. Se lo va a tragar. Lo sé porque sigue mirando mis labios.

.- ¿Aliarme contigo? Aunque me volviera repentinamente loca y aceptara, sabes que Charlton no lo toleraría.

.- Charlton hará exactamente lo que tú quieras que haga, ambos lo sabemos. Cuando todo esto acabe arreglaremos cuentas entre todos. ¿Qué dices?

Dos segundos y no ha contestado. Suficiente.

.- Puede ser divertido…

Sería perfecto si el mundo no fuera tan imperfecto

.- Y la verdad es que hasta me apetece… Pero pondré sólo una condición.

.- Dispara.

.- Quiero muerta a la estúpida esa de Mary Boom. La mataría yo misma dándole un susto, pero me parece algo más interesante que lo hagas tú…Más sexy… Frank, quiero el cadáver fresco de esa fulana en el callejón del garito de la calle 23. Mañana por la noche. Este es el trato. Lo tomas o lo dejas.

Siempre jugó fuerte, pero no deja de sorprenderme su dulce perversa oscuridad…

Dulce negro oscuro.

Dos segundos y no contesto. Suficiente.

Ella y yo nos entendemos, en lo que escondemos más que en lo que mostramos. Creo que es una de las razones por las que me atrae tanto. Pero no es ahora momento de tangos. No me debo aflojar. Ahora no.

.- Bien. Me tomaría un whisky o dos contigo Frank, ando algo seca, pero Charlton espera impaciente las noticias de esta entrevista. No se va a decepcionar.

Justo entra Mary Boom.

.- ¿Qué tal parejita? ¿Lo habéis pasado bien?

.- Bye Frank.

Definitivamente no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

Pasa junto a Mary Boom y se encara frente a sus ojos.

.- Escucha Mary Ploof…Tic tac, tic tac, tic tac.

Se gira a mí.

.- Mañana Frank.

Cierra la puerta riéndose.

El mismo estruendo que se provoca cuando se cierran las puertas del corazón.

.- Necesitas un trago, verdad Frank?

Dulce y atenta Mary Boom.

Y mientras la veo preparar las copas me pregunto en qué momento me convertí en el tipo que ahora soy y que está dispuesto a sacrificar lo que sea por conseguir lo que quiere. Supongo que no quiero verlo.

.- Vuelvo a sentir tu peso Frank…

.- Todo está bien Mary Boom. Se ha ido sintiendo lo que yo quería que sintiera, el principio del plan lo ha tragado. Simplemente es que una carta que no debería haber salido se ha colado en la mano. Sólo debo pensar.

Sí, inocente Mary Boom.

Hasta dónde soy capaz de llegar…

Reconozco que me has ganado la primera mano nena…

Miro a Mary Boom sonreírme mientras bebe.

Y no me parece justo.

CONTINUARÁ……..


33 comentarios

SANGRE Y ARTE. De Madrid a Buenos Aires. (Del relato FUE SÓLO POR UN TANGO) Capítulo 1.

la_luna_escarlata-sangreyarte

.-Pero, por qué Buenos Aires.

Alfredo le coge impetuosamente por el brazo y a grandes zancadas con él, va recorriendo la habitación señalándole los lienzos esparcidos por el suelo.

.- ¿Ves todo eso? Pues es una mierda, eso no es pintura. No son verdad. Y sabes por qué. Porque ya no sé qué verdad me queda que pueda reflejar con óleos en un lienzo.

.- Sabes que cuando hablas de arte me pierdo.

.- ¿Soy yo mismo verdad? ¿O sólo soy la sombra en la que me habéis convertido?

.- Yo no entiendo de arte, ni siquiera siendo tu hermano. Y la política no es un tema a tratar.

Alfredo, cada vez más delirante vuelve a agarrarle por el brazo y le lleva hasta un lienzo en blanco sobre un caballete. Alfredo se recoge el pelo y del cajón de un buró saca un una afilada daga. Después, toma un pincel que moja en óleo.

.- Pues ahora vas a entender de arte. Voy a ponerme a pintar y cuando yo te diga cortarás el pincel con la daga ¿De acuerdo?

.-Alfredo, estás borracho y además muy loco. No sé por qué te sigo haciendo caso.

Cierra los ojos, suaviza la respiración y juguetea unos instantes con el pincel entre sus dedos. Y en esa oscuridad, posa su pincel contra el virginal blanco del lienzo deslizándolo sobre el ya entregado y pálido tapiz de una tela que sueña que es cuadro. Y tras unas a veces suaves y otras vigorosas pinceladas, Alfredo da la señal.

.- Ya!

Y una daga parte un pincel.

Y Alfredo mira lo que de él queda entre sus dedos.

.- Por esto bebo. Y por esto me voy. Ni me siento libre, ni me siento artista ya. Por dos razones.

Ya no me siento libre porque nos habéis acosado y parece que ya no lloramos de rabia.

Y no me siento artista, porque de seguir siéndolo ese pincel hubiera sangrado cuando lo cortaste con el puñal. Si no llega hasta la pintura lo que yo soy, eso no es arte. Será construcción, pero no será arquitectura. Será un texto, pero no será literatura. Será un gesto, pero no un beso. Yo no pinto hermano, yo dibujo versos. ¿Sabes tú qué es acaso eso? Pero qué va a saber de esto alguien a quien únicamente le importa el dinero y su asquerosa reputación de represor número uno de Madrid.

.- Eres un bastardo igual que cualquiera de esos alborotadores callejeros. Y ni tu condición de artista y siquiera la de ser mi hermano no te garantiza que puedas hacer y decir todo lo que se te antoje. Y si estoy aquí es para prevenirte. Has desafiado como un bufón a todo el aparato escudándote en tu faceta artista, pero has ido demasiado lejos.

.- ¿Demasiado lejos por qué? ¿Por ser libre de pensar? ¿ Por cagarme en una autoridad que quiere hacer de mí un borrego? Nos estranguláis pedazo de cabrones, creéis que vuestra sangre vale más que la nuestra, y no es verdad. Pero ya no lloramos de rabia, parece que nos hemos rendido. De cuando en cuando viejas charlas de café se repiten con nosotros, nostálgicos de una revolución que no pudo ser. Qué le vamos a hacer… Nos habéis embalsamado, aunque nosotros también seamos culpables de haber olvidado que morir no es lo peor, que duele más vivir sin libertad, porque aunque vivas, no estrás viviendo tú, si no el cadáver que ya eres. Perdimos, pero al menos no dejamos de luchar, como pudimos.

.-Luchasteis para nada.

.- Para nada no, que aún ladramos, aunque vosotros cabalguéis.

.- Menuda gloria.

.- Sí, gloria , la de haber sido nosotros, la de atrevernos a ser y seguir siendo. Porque me niego a considerar a quien no me deje creer. Y no me importa tanto tener o no razón, sólo quiero ser libre de elegir con que ideas voy a vivir y por cuales vale la pena a veces morir. Que no os gusta? Pues os jodeis. Bien podéis amordazarnos, al menos un tiempo, pero no podéis evitar que no pensemos como vosotros. Y eso os irrita tan profundamente que castigáis nuestro cuerpo porque no podéis acabar con nuestros pensamientos. Ni con nuestro corazón.

.- Demasiada ginebra Alfredo y demasiada absenta.

Alfredo, con la botella en la mano, aprovecha la puya y echa un trago. Dos. Tres. Después estampa la botella contra los lienzos esparcidos por el suelo.

.- Bebo porque si ya no corre sangre por mis venas al menos que corra alcohol. Me recuerda al menos que sigo estando vivo y no tan seco como ese pincel que acabas de partir. Aunque no te lo creas, me mantiene agarrado al único gramo de cordura que me queda. No digo que tenga razón, pero sí que es cierto lo que siento. Y si no te sirven estas razones aquí te presento la mejor…bebo porque me sale de los cojones.

Pero tranquilo hermano, no seré más un incordio ni para ti ni para ellos. Sé que me quieres, al menos hasta donde puede querer alguien como tú. Pero es lo que hay, es lo que hubo siempre entre nosotros.

.- Por qué a Buenos Aires. Y hasta cuándo.

.- Por el abuelo. Tú eras muy pequeño cuando él me relataba los años que vivió allí de joven. Recuerdo cuando me contaba las noches de tanguito en San Telmo y de lo que amaba esa ciudad. Joder hermano, nuestra abuela era porteña, es también nuestra tierra. Nunca se hablaba de ello, pero el abuelo volvió a Madrid al poco de morir ella, con mamá siendo un bebé. Siempre que de niño le preguntaba al abuelo que por qué volvió a Madrid jamás me contestaba, como tampoco lo hacía cuando le preguntaba por la abuela, simplemente se quedaba mirando por la ventana, como si hubiera dejado de estar allí en esos momentos, y en silencio a veces, también lloraba. El resto ya lo conoces igual que yo, lo cual es lo mismo que decir que no sabemos nada. Nunca habló ni de ella, ni siquiera de por qué murió. Yo no sé por qué hermano, pero siento que debo ir allá. Serán sólo unos días, después ya veré.

-Y cuándo marchas.

.- Mañana.

.- Me parece conveniente tal y como se han puesto las cosas. Aquí en Madrid ya no puedes estar, te has creado demasiados enemigos. Los excesos de la libertad que tanto nombráis. Es lo mejor para todos. Cuídate Alfredo. Y si vuelves, que sea después de que él muera. Este ya no es tu país hermano.

Hace un ademán de abrazarle pero Alfredo le detiene.

.- Sin abrazos Luis, no seamos hipócritas. El tiempo dirá.

El tiempo dirá…

Una vieja maleta de cuero con dos iniciales y una pequeña botella de absenta en el bolsillo.

Más dudas que miedo, más sangre que lágrimas, más adiós que hasta luego…

Alfredo se gira justo cuando va a salir por la puerta. Se acerca hacia el lienzo del caballete donde dejó “volar” al pincel para que Luis lo cortara, y allí, delante de aquellos trazos que nada parecen decir, se queda un instante ensoñado, creyendo sentir que entre aquellas pinceladas, un hombre y una mujer bailan sensualmente una danza agarrados…

Sí, el tiempo dirá…

la_luna_escarlata-arteysangre

CONTINUARÁ……


66 comentarios

FUE SÓLO POR UN TANGO… (Presentación)

la_luna_escarlata-fuesoloporuntango

Tod@s los que me seguís conocéis los tres ciclos de relatos de temática negra que ya están en marcha. De momento sólo está publicándose SWEET DARK BLACK porque he considerado que para su mejor seguimiento era mejor no mezclarlas y llevar una detrás de las otras

Y como considero esos tres ciclos de relatos suficiente “munición” para mi lado oscuro, ahora doy un giro sobre mi mismo y contemplaré la otra cara de la Luna. Antes Negra y ahora Escarlata. La eterna danza. Creo en la tensión de los opuestos y creo también en su reconciliación. Y en esto estoy, bailando en una y en otra, para después cabalgar sobre las dos.

Y quiero presentaros el nuevo ciclo de relatos “FUE SÓLO POR UN TANGO…”

Alfredo es un pintor maduro, atormentado por las experiencias de la vida, que ha empezado a sustituir los óleos por alcohol. Su pintura muere, su mente va camino y su corazón ya lo hizo…

Circunstancialmente viaja de Madrid a Buenos Aires con la intención de estar unos días. Pero la seducción que le provocó la ciudad acaba por atraparle.

Su pintura y su corazón siguen muertos, pero aquella atmósfera porteña comienza a despertar en él la vida.

Una noche en San Telmo conoce a una mujer. Sólo charlaron. Sólo bailaron un tango. Y después se fueron. Pero él no la pudo olvidar.

Porque siente que el alma de aquella porteña le trae en silencio pedazos de la suya.

Y vuelve cada noche a San Telmo para de nuevo bailar un tango y recordarla.

Porque si ella algún día vuelve, le encontrará allí.

FUE SÓLO POR UN TANGO…

Va por vos.

Y por tod@s mis amig@s argentin@s.