La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


47 comentarios

LO CREÍ… (El inmenso poder de la creencia)

Naturaleza confluyendo by Lottar

Naturaleza confluyendo
by Lottar

 

Me dijeron que la vida es dura y que hay que luchar por ella…

Y lo creí.

Me dijeron que mirase en primer lugar por mí porque si no nadie lo haría…

Y lo creí.

Me dijeron que el Amor duele y que hay proteger el propio corazón…

Y lo creí.

Me dijeron que es mejor acatar la realidad y dejar volar los sueños para evitar desengaños…

Y lo creí.

Me dijeron que no pasaba nada por no dar lo mejor de mí en cada caso…

Y lo creí.

Me dijeron que había que trabajar duro para conseguir logros y que eso mediría mi éxito…

Y lo creí.

Me dijeron que no pasa nada por mentir de vez en cuando…

Y lo creí.

Me dijeron que los hombres no lloran y que si no tenías miedo eras un valiente…

Y lo creí.

Me dijeron que cuando lograra una casa, un trabajo, una familia y reconocimiento sería feliz…

Y lo creí.

Creí tantas cosas!

Pero todas ellas, en nombre de la “seguridad” y lo “éticamente correcto”,

me robaron la alegría, la inocencia, la espontaneidad, las ganas de jugar, de reír de verdad,

de soñar, de volar… Parecía que el nuevo “hombre” debía sustituir al olvidado niño…

Pero un día en una hora cierta…

Supe que la vida es dulce y que te protege si crees en ella, que sólo es cuestión de observar

qué mensajes le mandamos a la existencia y qué idea tenemos acerca de ella para comprender

que eso es exactamente lo que nos devolverá.

Supe que es mejor pensar en el otro y qué es lo que necesita él, pues aquello que yo dé

me será devuelto en doble cantidad.

Supe que el Amor Verdadero no duele en absoluto y que es sólo el ego quien sufre.

Supe que la “realidad” que no nos gusta es únicamente sueños desatendidos.

Supe que todo aquello que hiciera debía llevar lo que de mí sabía en cada caso

y que únicamente poniendo el corazón los demás compartirán mis latidos.

Supe que yo no puedo ser medido ni por lo que sé ni por lo que tengo

y que lo único que me puede calibrar es al Amor dado y recibido.

Supe que la verdad, o al menos mi verdad, testaba mi honestidad

y que la autenticidad siempre es sincera y franca.

Supe que mostrar los sentimientos era una virtud y no una debilidad.

Supe que no debía esperar a conseguir “aquello” para ser feliz,

Si no que ser Feliz me posibilitaría lograr “aquello”.

Ahora, regresa mi alegría, mi inocencia, mi espontaneidad, mis ganas de jugar,

mi risa, mi capacidad de soñar y de volar sin alas…

Y ahora siento, y lo siento de verdad,

que ahora sí que puedo AMAR.

Y lo quiero compartir contigo.

TE AMO!

 

 

Anuncios