La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


26 comentarios

BALADA PARA UNA REINA DE PICAS (Del relato SWEET DARK BLACK) Capítulo 5

la_luna_escarlata-baladaporunareinadepicas

Cambio de planes. Ella sabe que estoy vivo y eso lo cambia todo. América aún no ha tenido tiempo de relacionarme con Mary Boom y mucho menos saber que llevo varios días en su casa. El café de la calle 13 ya no era lo más indicado. No podía arriesgarme a que Charlton y América estuvieran por allí. Esto es entre Ella y yo. La discreción de la casa de Mary Boom es perfecta.

La recogerá en el café como estaba acordado y vendrán aquí para ultimar la contratación del trabajito que Ella y Charlton deben hacer. Y aquí estoy yo, sentado confortablemente en un sillón frente a la puerta.

Pero mi sensación es agridulce. Definitivamente ya marco a Mary Boom frente a ellos, será proscrita, pero n siquiera eso me frena. Sigo pensando sólo en mí… Qué coño, hace tiempo que perdí mi corazón y ahora no es momento de recuperarlo.

Percibo que está cerca porque se me agita el corazón. Cierro los ojos y me concentro. Pienso en la mano que me toca jugar y recuerdo la regla número de uno del póquer: LA RECOMPENSA HA DE SER SIEMPRE MÁS ALTA QUE EL RIESGO…

Se oye la puerta. La abren… Ella pasa primero. Y me ve…

Ni siquiera el más mínimo parpadeo. Controla hasta el brillo de sus indescifrables ojos negros. Eres buena nena. Pero desde aquí puedo escuchar como se te acelera el corazón. Ni siquiera alguien como Ella puede controlar eso. Y para mí es una melodía. El cañón de la pistola de Mary Boom sintiéndolo en su espalda le hace desistir siquiera de girarse.

Sólo me mira. Y sonríe sin mover los labios. Esa es mi chica.

.- Mary Boom, no le tomes a cuenta su aparente frialdad. Quizá la efusividad no sea el mayor de sus encantos. Pero sé que te alegras de verme nena, aunque quizá no tanto como yo de verte a ti.

.- Tu cacareo no va a hacerte más atractivo Frank. Guárdate tu arrogancia para esas mujeres impresionables con las que parece que últimamente te rodeas. Y no va por ti eh, Mary… “Poom”, así se dice?

.- Uy, aquí tienen artillería… Bueno, yo mejor me voy, no sea que se escape alguna bala. Os dejo tortolitos.

Imprevisible y tierna Mary Boom.

De nuevo, cara a cara. Ella y yo. No puedo con sus ojos…

.- ¿De dónde has sacado esa periquita Frank? Tus gustos parecen ser cada vez más exóticos nene. Muy hábil el utilizarla como cebo… debe ser para lo único que valga la pobre.

La primera, directa al cielo de la boca. Sabe que quien da primero da dos veces.

.- Deberías ser más considerada con quien has pegados tres tiros y te está encañonando.

.- Debería, pero no quiero. Sencillamente es que no vas a disparar. Aprende nene, si amenazas haz al menos un corte, si no nadie te tomará en serio. Un poquito de elegancia.

La segunda, detrás de las orejas. Sabe que si das dos, das tres.

Y sigo sin poder con sus ojos…

Me remata.

.- Se te nota demasiado que te gustan mis ojos Frank. Te estás aflojando y eso es algo que ahora no te puedes permitir… ¿Es esa la vocecita que escuchas en tu cabeza? Jajajaja…

Te echo de menos Mary Boom.

Pero tiene razón, me estoy aflojando. Debo remontar, pero no me da respiro.

.- Y ahora que ya ha quedado claro que no vas a disparar, lo que me tengas que decir rapidito, tengo otros asuntos. Charlton me espera.

.- Ah, por Charlton no te preocupes. Si se porta bien le subiremos al asiento de atrás del coche y le daremos unas palomitas.

.- Deberías respetarle más, cuentas con el dudoso honor de ser el primero en su lista.

.- Listas mejores que la suya las he visto en el colmado de la calle 11 nena.

Lo disimula, pero está riendo, lo veo en esos ojos en los que tiendo a perderme con demasiada frecuencia últimamente. Guardo la pistola. Ahora es el momento.

.- Podría haberte matado antes de que supieses que seguía vivo. Y si no lo hice fue porque hay asuntos entre tú y yo que aún están inconclusos. Por ejemplo por qué me pegaste tres tiros. Lo que te hice no es suficiente motivo.

.- Tengo mis secretos.

.- Y sabes que mientras no los descifre estás a salvo de mí. Y juegas con esto. Pero nada se puede ocultar eternamente, ni siquiera una Reina de Picas como tú.

Yo no estoy seguro a lo que me refiero, pero ella sí… Y sé que observando sus ojos de gata acabaré descubriéndolo. Es mujer y hasta alguien como ella no puede esconder todas sus emociones. Me mira los labios. Vamos bien nena.

Ahora.

.- Mírame bien. Ahora aparcaremos nuestras cuentas pendientes, no es tiempo de luchar entre nosotros, tenemos un nuevo compañero de baile…

.- ¿A qué te refieres?

.- Gente de Kalvin viene a por ti. Aún no saben que yo sigo vivo, pero acabarán sabiéndolo, lo cual dice que también vendrán a por mí. Claro, no?

Suena jodidamente convincente. Se lo va a tragar. Lo sé porque sigue mirando mis labios.

.- ¿Aliarme contigo? Aunque me volviera repentinamente loca y aceptara, sabes que Charlton no lo toleraría.

.- Charlton hará exactamente lo que tú quieras que haga, ambos lo sabemos. Cuando todo esto acabe arreglaremos cuentas entre todos. ¿Qué dices?

Dos segundos y no ha contestado. Suficiente.

.- Puede ser divertido…

Sería perfecto si el mundo no fuera tan imperfecto

.- Y la verdad es que hasta me apetece… Pero pondré sólo una condición.

.- Dispara.

.- Quiero muerta a la estúpida esa de Mary Boom. La mataría yo misma dándole un susto, pero me parece algo más interesante que lo hagas tú…Más sexy… Frank, quiero el cadáver fresco de esa fulana en el callejón del garito de la calle 23. Mañana por la noche. Este es el trato. Lo tomas o lo dejas.

Siempre jugó fuerte, pero no deja de sorprenderme su dulce perversa oscuridad…

Dulce negro oscuro.

Dos segundos y no contesto. Suficiente.

Ella y yo nos entendemos, en lo que escondemos más que en lo que mostramos. Creo que es una de las razones por las que me atrae tanto. Pero no es ahora momento de tangos. No me debo aflojar. Ahora no.

.- Bien. Me tomaría un whisky o dos contigo Frank, ando algo seca, pero Charlton espera impaciente las noticias de esta entrevista. No se va a decepcionar.

Justo entra Mary Boom.

.- ¿Qué tal parejita? ¿Lo habéis pasado bien?

.- Bye Frank.

Definitivamente no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

Pasa junto a Mary Boom y se encara frente a sus ojos.

.- Escucha Mary Ploof…Tic tac, tic tac, tic tac.

Se gira a mí.

.- Mañana Frank.

Cierra la puerta riéndose.

El mismo estruendo que se provoca cuando se cierran las puertas del corazón.

.- Necesitas un trago, verdad Frank?

Dulce y atenta Mary Boom.

Y mientras la veo preparar las copas me pregunto en qué momento me convertí en el tipo que ahora soy y que está dispuesto a sacrificar lo que sea por conseguir lo que quiere. Supongo que no quiero verlo.

.- Vuelvo a sentir tu peso Frank…

.- Todo está bien Mary Boom. Se ha ido sintiendo lo que yo quería que sintiera, el principio del plan lo ha tragado. Simplemente es que una carta que no debería haber salido se ha colado en la mano. Sólo debo pensar.

Sí, inocente Mary Boom.

Hasta dónde soy capaz de llegar…

Reconozco que me has ganado la primera mano nena…

Miro a Mary Boom sonreírme mientras bebe.

Y no me parece justo.

CONTINUARÁ……..


33 comentarios

SANGRE Y ARTE. De Madrid a Buenos Aires. (Del relato FUE SÓLO POR UN TANGO) Capítulo 1.

la_luna_escarlata-sangreyarte

.-Pero, por qué Buenos Aires.

Alfredo le coge impetuosamente por el brazo y a grandes zancadas con él, va recorriendo la habitación señalándole los lienzos esparcidos por el suelo.

.- ¿Ves todo eso? Pues es una mierda, eso no es pintura. No son verdad. Y sabes por qué. Porque ya no sé qué verdad me queda que pueda reflejar con óleos en un lienzo.

.- Sabes que cuando hablas de arte me pierdo.

.- ¿Soy yo mismo verdad? ¿O sólo soy la sombra en la que me habéis convertido?

.- Yo no entiendo de arte, ni siquiera siendo tu hermano. Y la política no es un tema a tratar.

Alfredo, cada vez más delirante vuelve a agarrarle por el brazo y le lleva hasta un lienzo en blanco sobre un caballete. Alfredo se recoge el pelo y del cajón de un buró saca un una afilada daga. Después, toma un pincel que moja en óleo.

.- Pues ahora vas a entender de arte. Voy a ponerme a pintar y cuando yo te diga cortarás el pincel con la daga ¿De acuerdo?

.-Alfredo, estás borracho y además muy loco. No sé por qué te sigo haciendo caso.

Cierra los ojos, suaviza la respiración y juguetea unos instantes con el pincel entre sus dedos. Y en esa oscuridad, posa su pincel contra el virginal blanco del lienzo deslizándolo sobre el ya entregado y pálido tapiz de una tela que sueña que es cuadro. Y tras unas a veces suaves y otras vigorosas pinceladas, Alfredo da la señal.

.- Ya!

Y una daga parte un pincel.

Y Alfredo mira lo que de él queda entre sus dedos.

.- Por esto bebo. Y por esto me voy. Ni me siento libre, ni me siento artista ya. Por dos razones.

Ya no me siento libre porque nos habéis acosado y parece que ya no lloramos de rabia.

Y no me siento artista, porque de seguir siéndolo ese pincel hubiera sangrado cuando lo cortaste con el puñal. Si no llega hasta la pintura lo que yo soy, eso no es arte. Será construcción, pero no será arquitectura. Será un texto, pero no será literatura. Será un gesto, pero no un beso. Yo no pinto hermano, yo dibujo versos. ¿Sabes tú qué es acaso eso? Pero qué va a saber de esto alguien a quien únicamente le importa el dinero y su asquerosa reputación de represor número uno de Madrid.

.- Eres un bastardo igual que cualquiera de esos alborotadores callejeros. Y ni tu condición de artista y siquiera la de ser mi hermano no te garantiza que puedas hacer y decir todo lo que se te antoje. Y si estoy aquí es para prevenirte. Has desafiado como un bufón a todo el aparato escudándote en tu faceta artista, pero has ido demasiado lejos.

.- ¿Demasiado lejos por qué? ¿Por ser libre de pensar? ¿ Por cagarme en una autoridad que quiere hacer de mí un borrego? Nos estranguláis pedazo de cabrones, creéis que vuestra sangre vale más que la nuestra, y no es verdad. Pero ya no lloramos de rabia, parece que nos hemos rendido. De cuando en cuando viejas charlas de café se repiten con nosotros, nostálgicos de una revolución que no pudo ser. Qué le vamos a hacer… Nos habéis embalsamado, aunque nosotros también seamos culpables de haber olvidado que morir no es lo peor, que duele más vivir sin libertad, porque aunque vivas, no estrás viviendo tú, si no el cadáver que ya eres. Perdimos, pero al menos no dejamos de luchar, como pudimos.

.-Luchasteis para nada.

.- Para nada no, que aún ladramos, aunque vosotros cabalguéis.

.- Menuda gloria.

.- Sí, gloria , la de haber sido nosotros, la de atrevernos a ser y seguir siendo. Porque me niego a considerar a quien no me deje creer. Y no me importa tanto tener o no razón, sólo quiero ser libre de elegir con que ideas voy a vivir y por cuales vale la pena a veces morir. Que no os gusta? Pues os jodeis. Bien podéis amordazarnos, al menos un tiempo, pero no podéis evitar que no pensemos como vosotros. Y eso os irrita tan profundamente que castigáis nuestro cuerpo porque no podéis acabar con nuestros pensamientos. Ni con nuestro corazón.

.- Demasiada ginebra Alfredo y demasiada absenta.

Alfredo, con la botella en la mano, aprovecha la puya y echa un trago. Dos. Tres. Después estampa la botella contra los lienzos esparcidos por el suelo.

.- Bebo porque si ya no corre sangre por mis venas al menos que corra alcohol. Me recuerda al menos que sigo estando vivo y no tan seco como ese pincel que acabas de partir. Aunque no te lo creas, me mantiene agarrado al único gramo de cordura que me queda. No digo que tenga razón, pero sí que es cierto lo que siento. Y si no te sirven estas razones aquí te presento la mejor…bebo porque me sale de los cojones.

Pero tranquilo hermano, no seré más un incordio ni para ti ni para ellos. Sé que me quieres, al menos hasta donde puede querer alguien como tú. Pero es lo que hay, es lo que hubo siempre entre nosotros.

.- Por qué a Buenos Aires. Y hasta cuándo.

.- Por el abuelo. Tú eras muy pequeño cuando él me relataba los años que vivió allí de joven. Recuerdo cuando me contaba las noches de tanguito en San Telmo y de lo que amaba esa ciudad. Joder hermano, nuestra abuela era porteña, es también nuestra tierra. Nunca se hablaba de ello, pero el abuelo volvió a Madrid al poco de morir ella, con mamá siendo un bebé. Siempre que de niño le preguntaba al abuelo que por qué volvió a Madrid jamás me contestaba, como tampoco lo hacía cuando le preguntaba por la abuela, simplemente se quedaba mirando por la ventana, como si hubiera dejado de estar allí en esos momentos, y en silencio a veces, también lloraba. El resto ya lo conoces igual que yo, lo cual es lo mismo que decir que no sabemos nada. Nunca habló ni de ella, ni siquiera de por qué murió. Yo no sé por qué hermano, pero siento que debo ir allá. Serán sólo unos días, después ya veré.

-Y cuándo marchas.

.- Mañana.

.- Me parece conveniente tal y como se han puesto las cosas. Aquí en Madrid ya no puedes estar, te has creado demasiados enemigos. Los excesos de la libertad que tanto nombráis. Es lo mejor para todos. Cuídate Alfredo. Y si vuelves, que sea después de que él muera. Este ya no es tu país hermano.

Hace un ademán de abrazarle pero Alfredo le detiene.

.- Sin abrazos Luis, no seamos hipócritas. El tiempo dirá.

El tiempo dirá…

Una vieja maleta de cuero con dos iniciales y una pequeña botella de absenta en el bolsillo.

Más dudas que miedo, más sangre que lágrimas, más adiós que hasta luego…

Alfredo se gira justo cuando va a salir por la puerta. Se acerca hacia el lienzo del caballete donde dejó “volar” al pincel para que Luis lo cortara, y allí, delante de aquellos trazos que nada parecen decir, se queda un instante ensoñado, creyendo sentir que entre aquellas pinceladas, un hombre y una mujer bailan sensualmente una danza agarrados…

Sí, el tiempo dirá…

la_luna_escarlata-arteysangre

CONTINUARÁ……


69 comentarios

HIEL Y MIEL. EL AS DE MARY BOOM. (Del relato SWEET DARK BLACK) Capítulo 4.

la_luna_escarlata-hielymiel.eñasdemaryboom

Sorprendente y entrañable Mary Boom…

Ya han pasado dos semanas desde que salí de aquel antro de hospital., Y, Joder, me siento cojonudo. Pero todavía no puedo relajarme. Esta mañana me he reunido con Berry para ultimar todos los detalles del plan. Todavía recuerdo cuando me presenté en su casa al poco de salir del hospital. Tarado, del susto que se metió casi me pega un tiro. No tuve más remedio que aflojarle antes con un directo a la mandíbula. Y cuando recobró su semiinconsciencia habitual no dejaba de tocarme para asegurarse de que no era un espectro.

Es delicioso saborear la venganza con la boca llena de humo caliente y un trago. Como los que ahora mismo está preparando Mary Boom.

Sí, lista y melosa Mary Boom…

Me pregunto qué la une a un tipo como yo. Ella no es como nosotros y me desconcierta cómo alguien puede conservar el corazón y algo de inocencia en medio de este podrido mundo. Ella es así y sin embargo parece extrañamente poderosa, más que nosotros aunque no tenga nuestra gramática parda ni nuestras armas. O quizá precisamente por eso… Creo que sólo con Mary Boom experimento algo parecido a la paz. Es la única mujer que me haya atraído y que no haya acabado por disfrutar mi “baile del sombrero”… Bueno, no es la única, Ella tampoco. De momento.

No puedo dejar de pensar en mañana…

Llevo la suficiente “munición” como para acabar con Ella tres veces, pero son de la misma intensidad mis sentimientos de venganza y de fascinación. Aún me marea su perfume mezclado con la pólvora de aquella noche, cuando sus tres tiros debieron de haber acabado conmigo.

Su perfume… y sus tacones.

Te estás aflojando Frank y eso es algo que ahora no te puedes permitir.

Sí, lo sé; mañana ya me ocuparé de Ella.

Por fin. Siempre acaba apareciendo el whisky al rescate.

.- Noto tu peso Frank.

Jodida sibila.

.- Es mi tensión. La necesito para estar alerta. Las cartas ya están echadas Mary Boom y la mano viene de cara. Van a recibir tal montón de jodidas sorpresas que van a olvidar hasta gatear.

La risa de Mary Boom se introduce en mi interior con una densidad similar a la del whisky. No sé cuál me gusta más.

Que Mary Boom no sea conocida en el hampa ha resultado ser una gran baza. Pero no es un as, es la reina de corazones. No me gustaba la idea de que tuviera que contactar con Ella para acordar la cita, pero era la mejor opción. Tenía que presentarse y contratarla para uno de esos trabajitos que perpetra junto a Charlton. En la cita de mañana se revelará a quién hay que cargarse además de aportar un porcentaje del dinero. Estos cabrones no trabajan a cuenta. Pero resultará que a quien Ella verá no será a la dulce Mary Boom, si no a mí. Y a solas. Y la conveniente discreción del café de la calle 13 me pareció un lugar bastante adecuado.

.- Sabes Frank? Después de haberla visto no creo que sea para tanto. Tal y como siempre me hablas de ella esperaba otra cosa la verdad.

Pero Mary Boom no la conoce. Es demasiado inocente.

.- No te fíes de su estudiada pose de nena buena, es uno de sus disfraces preferidos.

.- Ah! ¿Qué tiene más? Que divertida debe creerse la socia. Me mondo con esta mujer vamos.

.- Ni siquiera yo conozco todos los que tiene.

.- Vaya, y con cuál crees que se presentará mañana.

Buena pregunta Mary Boom, lástima que no tenga a mano la respuesta. Es imprevisible, pero ni siquiera Ella puede tener la suficiente sangre fría como para no sentir algún estremecimiento cuando me vea.

Jugueteo entre mis manos con mi baraja de póquer mientras Mary Boom trae otro whisky.

Una carta se cae. Boca abajo. Supongo que a su manera debe ser una señal, aunque no se de qué. No la levanto. No aún.

.- Vuelvo a notar tu peso Frank. Todo está bien! El plan es perfecto, tienes todo controlado.

Sedosa e inocente Mary Boom…

.- Si algo he aprendido del póquer es que estamos a mil jodidas millas de tenerlo todo controlado. Este negocio es una pizza en la que siempre se acaba descubriendo algún ingrediente inesperado.

.- ¿Es el caso?

.- Hace unos días Berry recibió un soplo. Me están siguiendo. Lo único que sé es que se hace llamar América. Y no saber siquiera de quién es sicario no es lo peor, lo que más me jode es que alguien sabe que estoy vivo. Pero esta tensión me mantiene alerta y conectado a mis instintos, porque ahora me siento un animal.

Y sigo bebiendo, y fumando. Y pensando en Ella.

Supongo que inconscientemente me recuerda a cada vez que nos veíamos y a Ella le gustaba el sabor a whisky y a humo en mis labios.

.- ¿Por qué estás conmigo Mary Boom?

No contesta, sólo sonríe y apura el trago, pero sus ojos ya me dicen que hay respuestas que quizá sea mejor no escuchar para no tener que pasar por el trago de asumirlas.

Tengo una sensación extraña y mi instinto me dice que algo no está colocado en su lugar. La aparición de América descoloca el resto de las piezas. Algo no encaja, pero no sé qué.

Veo la carta en el suelo. La levanto….

Supongo que algo ha cambiado en mi rostro.

.- ¿Qué ocurre Frank?

.- Que ya lo comprendo todo Mary Boom…

La imagen de aquella carta no sólo ha golpeado mis ojos, también mi corazón. De toda la baraja tenía que ser precisamente esta…

Negra y afilada, como sus irresistibles labios envenenados y sus  ataconados pies.

.- Mary Boom, es Ella quien sabe que no he muerto…América no es un sicario, es una puta “sombra”, un espía. No va a matarme, sólo quiere conocer mis movimientos.

Bravo nena. No dejas de sorprenderme, eres infinita. Pero sabes que yo también te sorprendo a ti y por supuesto no contabas con que una carta me hiciera intuir la respuesta a mi pregunta… Vuelvo a ser yo mano muñeca y cuento ya de entrada con un jodido as.

.- ¿Qué carta es Frank?

No sé por qué cojones se me acelera el corazón.

Pero algo en ti me calma Mary Boom. Me da valor y quizá esa dulzura compense todo lo oscuro que vivencio en mi interior. Hiel y miel. Extraña pareja.

.- Frank, ¿Me lo vas a decir de una vez?…

la_luna_escarlata-hielymiel

Tenía que ser la Reina de Picas…

La lleva tatuada en la espalda, supongo que para que le proteja.

Y además es mi carta favorita.

Me parece justo.

CONTINUARÁ…

————————————————————————

 

Mi querida almamiga Margaret, desde su blog MI ESENCIA NATURAL, ha tenido a bien concederme un premio que encantado por lo que significa recojo y comunico. Las preguntas a las que somete a los ganadores las contestaré en la siguiente entrada, como también la valoración y reseña que quiero hacer de su precioso blog. Gracias Margaret.

Y nominaré a los siguientes blogs:

.- EL RINCÓN DEL PASADO.

.- ENTRE TÉ Y TERTULIA.

.- DOSIS DE LETRAS.

.- MARTES DE CUENTO.

.- ARTS HAPPENS.

. LA MÁS FELIZ DEL MUNDO.

.- CANELA Y MIEL.

.- LORETTA MAIO.

premio margaret

Enhorabuena a tod@s.


24 comentarios

SUBE LA MONTAÑA

Reflexiones de Paulo Coelho.

Hermosas imágenes para un importante mensaje.

 

“Me adentro en ti montaña,

y me convierto en tu quietud

y tu calma.”

Lottar


36 comentarios

¡VIVE LA VIDA! ¡SE FELIZ!

Este video es un Mensaje. Déjale que hable a tu corazón.

Hoy necesitaba compartirlo contigo y recordármelo a mí.

 

 


51 comentarios

EL RETORNO DE FRANK (Del relato SWEET DARK BLACK (dulce negro oscuro) by Lottar) Capítulo 2.

la_luna_escarlata-elretornodefrank

La he palmado, hace unas horas, en aquella solitaria calle mientras le miraba a ella entre los ojos para finalmente acabar volándome la tapa de los sesos.

Último telón. Mi último farol.

Me gusta el final, creo que le quedó claro que a mi manera la quería. Pero me deja un regusto amargo, como de misión inconclusa. No puede ser que la palme con un paquete de Luckie casi entero en el bolsillo. Perra vida y perra muerte. Dejé cosas sin hacer. Pero ya es tarde.

No sé dónde pelotas estoy ahora. Yo esperaba luces y coros como aquellos a los que me llevaba mi vieja cuando era niño en la capilla de la calle 54. Aunque luego me fueran a mandar al carajo de allí, pero por lo menos un poco de jodido reconocimiento por haber aguantado la mierda de vida y las cabronadas que se viven allá abajo, hubiera sido al menos tener un puto detalle. Nada. Sólo silencio, un silencio tan abrumador que no acierto a comprender. Y oscuridad.

Dulce negro oscuro…

Como el chocolate puro. En mis labios. Y en mi corazón.

Es extraño, porque siento como si aún tuviera cuerpo, pero de humo, sin densidad.

Y puedo pensar. Y creo que esto es lo peor, porque además creo escuchar voces, muy lejanas, como si vinieran del infinito. Y todavía hay algo peor, creo que son todas las mujeres de mi vida, chismorreando entre ellas, sobre mí…..¡ A tomar por el culo el mito!

Pero también escucho a mis enemigos, a todas esas víctimas que masacré, no siempre por dinero, aunque esto lo veo justificable, si no por cualquier cosa, como una mano perdida en una partida de póquer. Y no sólo hablo de asesinar, que bien se puede matar a alguien sin quitar le la vida. Pero a ellos no les temo. Donde estoy no me pueden alcanzar. ¿O sí?

Joder, vaya mierda la muerte! Con razón nadie quiere palmarla.

Sí, una putada..

Y sabes además que me da por culo? Que el viento se llevara mi sombrero. Joder, que no se vivir sin sombrero. Cagaba con él, me duchaba con él, hasta follaba con él, pero ellas les gustaba. Les parecía sexi..Bueno y qué coño, y porque cada vez tengo menos pelo.

Es curioso. Algo no me deja hablar en pasado, supongo que es que no me resigno a que he muerto, pero palmarla, de verdad que no me importa tanto como esta sensación de vacío en las tripas de haber dejado asuntos sin cerrar. Bueno eso o que el vacío son los tiros que me reventaron. Yo qué sé. Aquí todo es confuso y estoy empezando a ponerme nervioso. Y ni un puto trago desde el último whisky que me tome con ella, cuando amarnos quizá no hubiera sido tan imposible, ni tampoco quizá tan conveniente.

Me acuerdo del tarado de Kalvin. Creo que podríamos haber sido amigos si ella no se hubiera interpuesto. Pero tú la querías y yo quería quererla. Y si no acabé antes contigo fue porque vivíamos de costa a costa y me daba pereza. O quizá es que nunca quise realmente cagarte. Da igual, ella nos liquidó a los dos. Pero joder! No puedo resignarme a estar muerto, algo no me deja. No aún. Siento que me quedan manos por jugar. Quizá las cosas no son lo que parecen. Lo he visto muchas veces.

Siento frío, de ese que casi no te deja aliento que evaporar, de ese que te asfixia cristalizándote la mirada. Creo que es el mismo frío que sentía estando vivo… Supongo que por eso me atraían tanto los asuntos calientes, una excitante mujer, un amargo trago de whisky, un cigarro, una partida de póquer de madrugada, una buena pelea, un negro crimen… A ser posible por este orden y en la misma noche. Y por supuesto un café cargado.

Me vienen recuerdos. Pero no los quiero recibir. No los puedo afrontar sin una botella y mi mechero para los Luckies. Y sin mi sombrero… por qué buscaba esconderme detrás de un sombrero? Supongo que en determinados momentos sentí la fragilidad de mostrar algo de mi interior que ni yo mismo aceptaba. Y ahora puedo sentirlo, pero no quiero verlo…

Busco en mi mente sensaciones más poderosas que esta que anulen e intercepten la puta bala envenenada que mi inconsciente me está lanzando.

Y viene ella a mi rescate. Bravo nena.

Y vuelvo a sentir sus labios en los míos, devorando con sus ansias la promesa de las mías, jugando con lujuria a que me crea que me ama y que yo también la amo. Pero como soy un canalla también recuerdo a todas ellas, a todas esas increíbles mujeres que se afiliaron al club de los besos perdidos de Frank. Creo que no amé a ninguna y que también a todas las amé. Qué ironía. Pero no soy nada fiel, ninguno de aquellos besos son los que más echo de menos.

Echo más de menos aquellos que debí dar y nunca di, que son más que los que he dado.

Vuelvo a aflojarme, como justo antes de palmarla. No me gusta. Siento sueño, un sueño muy oscuro, casi denso.

Dulce sangre negra, negra oscura.

Cada vez más oscuridad, es como morirme estando muerto. No pasa nada por reconocerlo, he sido un canalla, un seductor sin escrúpulos, un estafador, un libertino cínico, un tramposo, un criminal. Y quizá también una victima. Aunque sólo pensé en mí. Un hijo de la gran puta vamos.

Dolor, dolor negro, negro oscuro.

Esto sí que es morir porque hasta el recuerdo de ella se va alejando. Todo se aleja de todo. Soledad absoluta. Siento temor. Quizá un miedo similar al que le he hecho sentir a tanta gente, ese que veía en sus ojos cada vez que les jodía, de alguna manera. Y ahora ese mismo miedo que provoqué lo estoy sintiendo yo, porque no sé adónde voy.

Y también me parece justo…


31 comentarios

ME PARECE JUSTO… (Del relato SWEET DARK BLACK (dulce negro oscuro) by Lottar) Cp.1

la_luna_escarlata-meparecejusto.1

Desde el primer momento no me gustó esta ciudad.

Y eso que cuando llegué esta mañana sentí que iba a tener una noche memorable.

Bueno, en eso va a resultar que tenía razón….

Estoy aquí, sentado en una sucia calle solitaria al lado de una rata tan solitaria y sucia como la calle.

Y como yo.

Llueve, levemente Y una repentina ráfaga de viento se lleva mi sombrero. No importa, no pienso ir tras él, siempre me ha parecido especialmente patético correr tras un sombrero..

No me siento cansado, pero me he tenido que sentar, apoyado en una pared amarillenta no más limpia que el suelo.

Esto es el fin, soy historia. . La fresaca brisa que avanza hasta mí por la calle me lo dice.

¿Cómo será la muerte?

Y dicen que cuando mueres toda tu vida pasa delante de ti y que te arrepientes.

Pues ahora, el único recuerdo que pasa delante de mí es el de ella, el de todas las “ella” que han pasado por mi vida y que nunca supe amar.

¿Que te arrepientes al morir? Bueno, reconozco que estoy un poco encabronado, pero de lo único en que ahora mismo me arrepiento es de no haber matado yo antes al hijo de la remilputa que me acaba de disparar.

Me acaba de descerrajar tres tiros, en el vientre. Con dos cojones. No lo vi venir.

Siempre me ha excitado el olor a pólvora. Después del perfume de una mujer y del aroma del café lo que más, pero ahora no tengo el cuerpo para ruidos.

Vaya mierda de ciudad!

Y el tarado no ha tenido ni la delicadeza de rematarme. Se equivocó, porque quizá no muera.

Pero siento frío. Y una inmensa soledad.

Joder! Me tapono las heridas pero esta puta sangre no deja de ponerme perdido mi jodido traje de lino. Y a la mierda la camisa de 800 pavos que me compré ayer en San Francisco.

Me revienta las pelotas que haya sido él. Le infravaloré. Tuve que matarle esta tarde cuando le vi en el garito de la calle 30. Pero la cita con ella me lo impidió. ¿Es que las mujeres siempre me van a estar reventando las pelotas, hasta el final? Ya no importa. Nadie va a llorarme, ni siquiera un puñetero adiós.. Soy pasado.

Morir me importa tres cojones, pero no querría hacerlo aquí. Hay demasiada soledad en esta ciudad.

Y sigo desangrándome. Creo que ya tengo más sangre fuera que dentro. Ya no puedo moverme, ni siquiera estoy seguro de sentir. Creo que sólo me queda aliento para pensar, como se piensa en los sueños, desenhebrando conciencia y realidad.

No me gusta lo que siento. Me estoy aflojando.

Creo que necesito un trago. Un Jack Daniels sería un buen detalle. Compensaría el sabor a sangre caliente que tengo en la boca.

Miro en mis bolsillos a ver con qué posesiones la voy a palmar. Una pistola que no supe sacar a tiempo. Fuera, ya no me va a hacer falta. Casi trescientos pavos en billetes de 20 y de 50. No creo que me den para el pasaje sólo-ida de esta noche. Fuera también. Un paquete de cigarrillos de Lucky (jodida ironía) y un mechero. Me quedo con los cigarrillos, y el mechero al carajo, creo que me será fácil conseguir lumbre en el infierno.

Me río y la sangre sale con más violencia. Pero ya no duele. Ya nada duele.

Parece que la muerte me va a por fin vencer. Pero ella es mucho más vieja que yo y debería morir antes, pero cómo aguanta la vieja puta.

Y sin embargo… Hay algo en ella que me atrae… debo estar ya delirando.

No estoy seguro si ya estoy muerto, porque la sangre es como si hubiera dejado de salir. Quizá es que ya no me quede más, quizá ya esté muerto y mi condena sea quedarme aquí por la eternidad en esta ciudad de mierda sentado en el suelo entre la sangre de mi corazón y el agua de la lluvia. Y de mis ojos…

Y quizá me tenga que quedar aquí hasta que me dé cuenta que aquellos tres tiros no fue lo que me mató… Que llevaba muerto mucho antes o que quizá nunca haya realmente vivido. Hay cosas que ya no puedo comprender estando vivo. Y lo sé.

Sí, me estoy aflojando. Sólo siento frío y una leve inquietud.

Y sí, pude matar a ese tipo en el garito de la calle 30, pero sentía que todo lo tenía controlado y quise primero asegurarme de que ella estaría a salvo de él. La tenía que encontrar antes y lo hice. Ahora ella está volando lejos de aquí donde él no la pueda seguir. Lo sé, es tan hija de puta como yo, pero que quieres, ella es lo más cerca del Amor que he estado.

No puede ser!

Es ella!

Está acercándose a mí. Quizá pueda salvarme aún…

.-Mal aspectos tienes Frank…

No lo puedo creer, estoy casi con las tripas fuera y la hija de puta sólo dice que si tengo mal aspecto… Bueno, ella es así , nadie es perfecto.

.-Disculpa que no me levante y te salude como mereces nena. pero Kalvin me jodido bien, tres tiros a quemarropa, de improviso, ni siquiera me dio tiempo a ver sus ojos. Tenía que haberle matado esta tarde en el garito. Y tú deberías estar en ese avión camino de Lisboa, aquí sabes que corres peligro.

De nuevo lo vi en sus ojos, esa mirada perversa rodeada de un rostro angelical. Es infinita.

.- Pues hiciste bien en no acabar con él. Me hubieras quitado el privilegio de hacerlo yo… Y de robarle su gabardina y su sombrero. Y seguirte hasta el lugar más oscuro y solitario que encontraras…

Joder! Si encima me da risa. Jajajajaa

.- No me digas; has vuelto porque…

Quiero hacer tiempo para sacar disimuladamente mi pistola del bolsillo… Mierda! La arrojé!

.- ..He vuelto a rematarte porque no me bastaba con verte morir enmascarada en la gabardina y el sombrero de Kalvin, quería que tú me vieras a mí. Me parece más sexy a que sea esa rata que tienes a tu lado lo último en tus ojos.

.- Pero podrías haberme matado esta tarde en nuestra cita.

Nuevamente esa sonrisa tan suya de medio lado…

.- Sí, pero el orden es importante. primero debía matarle a él. Tú mejor para el final. La verdad es que eres delicioso y siempre te vi mejor como postre que como plato principal. Quiero que este sabor a ti me acompañe el resto de la noche.

.- Siempre tan exquisita en tus gustos. Ten cuidado, soy dulce pero tengo mi dosis de cianuro. Se me quedó impregnado en los labios cuando te besé esta tarde.

.- Cínico hasta el final, eh?

.- Bueno, dicen que se muere como se vive, no?

Se queda sin palabras. No suele ocurrir. Y sigue mirándome.

Soy un jugador de póquer cojonudo, el mejor de toda la costa este y aprendí a guardar ases en la manga, en los zapatos, en el sombrero, hasta en el corazón. Había tirado el arma, pero en el dobladillo de la manga llevo una pequeña pistola. No es una Magnun pero a la distancia a la que está puede ser mortal. Ella no tiene prisa, sabe que aún me queda un rato hasta que acabe de desangrarme y disfruta con mi agonía. Es una mantis. Perfecto. Me mira fijamente a los ojos y yo miro entre los suyos.

¿Pero qué gano disparando? Que no me mate, pero yo voy a morir de todas maneras. Aunque si disparo al menos no me ganará, le arrebataré ese placer de rematarme que veo en sus preciosos ojos de gata. Sí, mi última jugada, el último farol…

Me sigue mirando a los ojos y yo sigo mirando entre los suyos.

Hace un momento la muerte me parecía horrenda. Ahora la veo allí delante de mí y… Me parece tan perversamente hermosa… Es una muñeca preciosa… Una muñeca de Halloween. Pero siento que ya no la temo. Esto quiere decir que muero en paz. Cojonudo, no? Quiere quitarme la vida, pero lo que me hizo sentir desde el momento que la conocí ya no me lo puede arrebatar. Yo no se si le di tanto…

Y qué coño, que soy ya casi un viejo, mis mejores tiempos ya han pasado y ella es muy joven. Tiene más tiempo que yo.

Que la ciudad no era lo suficientemente grande para los dos lo vi en sus ojos. Pero no vi eso cuando nos besamos. Pero no, quizá aquí no haya sitio para los dos. Tal vez en otra vida.

El agua de la lluvia se va llevando mi sangre directamente a la alcantarilla. preciosa alegoría.

Lo siento nena, ya tengo la pistola en mi mano y tú estás demasiado entretenida en mis ojos y yo en mirar entre los tuyos.

Te tengo a tiro y aunque de momento no lo vayas a comprender, disparar será el mayor acto de amor que haya hecho jamás. Es ya todo cuanto puedo darte.

La lluvia arrecia. Se lamenta y llora el cielo… también.

Adiós nena…

Disparo. Pero ahora no huelo la pólvora. A ella no le da tiempo a gritar pero si a un leve estremecimiento. Acabo de volarme la tapa de los sesos.

Silencio.

Yo ya no pierdo. Ella no gana. No nos merecíamos más, ninguno de los dos.

Me parece justo.

la_luna_escarlata-meparecejusto.