La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


10 comentarios

VERSOS A CYRANO DE BERGERAC

la_luna_escarlata-versosacyrano

Desde niño me conmueve Cyrano, desde qué descubrí su sublime y apasionado  Amor por Roxana

y de como el Amor Verdadero sólo sabe hacer una cosa, Dar.

Y como siempre que me apasiono (lo cual para mi bien o para mi mal me ocurre frecuentemente) quiero llegar hasta las mismas fuentes de aquello que me atrae y quise saber más acerca de Cyrano de Bergerac.

Supe entonces, en contra de lo que yo creía y de lo que cree mucha gente, que Cyrano realmente existió y que Edmon Rostand se había basado en su peculiar figura para escribir su famosísima obra, auténtica catedral del amor romántico y apasionado.

Y claro, pues había que volver a viajar y visitar Bergerac, al sur de Francia.

Allí, en una pequeñita plaza del pueblo de Bergerac hay una estatua a Cyrano

y junto a ese monumento cumplí la promesa que le hice de niño, cuando la lectura me sus versos me ensoñaba…

Escribirle unos versos a Cyrano, allí, en Bergerac, en su querida Gascuña.

Y aquí te los traigo para compartirlos contigo.

Me inspiré en sus poemas, en lo que despertaba en mi su figura, su sensibilidad y su arrogancia,

su victoria y su fracaso, su voz en cualquier caso. Y respeté el estilo de la época, a mi manera

Espero que Cyrano sepa disculpar mi arrogancia de haberle escrito unos versos.

Lo que declaró a continuación lo pongo en su boca. Y en la mía…

 

VERSOS A CYRANO   (en Bergerac, año 2004, by Lottar)

 

 

Qué pretenden…

Qué me coloque una cadena al cuello

volando siempre bajo

mendigando sólo gajos

que me viertan en el suelo?…

 

Qué quieres, no puedo.

 

Qué me busque sueños vanos

artificializando así mi vuelo

con cebo como único consuelo

de haber perdido todo lo ganado?…

 

Qué quieres no puedo.

 

Qué doble mi espalda manso

mientras hurgan en mi cuerpo

para dejar tan sólo restos

como pago a lo afrentado?…

 

Qué quieres, no puedo…

Pero…

 

Volar libre y sin despechos

allá donde el corazón me lleve,

vivir o morir, pero consciente,

ganar o perder, pero certero.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Guardarme libre siempre un verso,

ser leal siempre que afirme,

hablar franco y dulce, pero firme,

llegar a ser un uno delante de mis ceros.

 

Eso sí, eso sí que puedo

 

Creer que la Luna guarda un secreto

que mi corazón ya escucha a voces,

y creerme que me oyes

cuando digo que te quiero…

Cantar, reir, soñar!, creer que el cielo

no se humilla ante su dueño,

ni que mentira a verdad afrente

que no pague su demente

Idea de querer detener un sueño.

Mirar, no siempre por mi bien, es cierto,

creyendo que lo justo es lo correcto,

y que así la muerte no me encuentre

desparramado y abatido por el suelo.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Llegar a merecer tus labios

y olvidarme entre los besos

que tu mar ya hunde mi barco

naufragando en un te quiero…

 

A ellos los deprecio y a ti no te tengo…

 

 

Qué precio esto me exige…

Volar a veces solo, sí… Pero libre!

cyrano-bergerac-depardier-peliculas-films-movies-TV

cyrano-de-bergerac-1990_56491

0_84fa4_f2243829_orig


36 comentarios

¿QUÉ ES “LA LUNA ESCARLATA”?

la_luna_escarlata1

La LUNA ESCARLATA es una historia.

Una historia que ocurrió hace ya mucho tiempo, lejos, muy lejos de donde en esta vida habito.

Ocurrió en el Japón medieval en los albores del siglo XVII,

donde una aprendiz de geisha y un samurái vivieron una historia de amor en momentos convulsos.

Al igual que te dije acerca de LA ROSA DE PARÍS, me gustaría en su momento compartir contigo esta historia,

porque aunque como he dicho ocurrió hace mucho tiempo y muy lejos,

también está ocurriendo ahora y muy cerca.

Porque… ¡Qué poco parece cambiar el mundo!

Sí en lo exterior, pero por dentro…

No importa qué les ocurrió exactamente al samurái y a la geisha,

pero sus pasiones, sus deseos, sus miedos, sus esperanzas,

en definitiva, lo que les hacía humanos, ¿no es lo mismo que sentimos todos?

Diferentes circunstancias e idénticas emociones…

Revisando manuscritos de la historia de LA LUNA ESCARLATA me he encontrado con una carta

que Sada (la geisha) le escribe al samurái.

Y quiero compartirla contigo.

“Todo ha pasado.

Lejos queda el fuego y su humo,

el terror de una noche incendiada, los gritos de dolor, el miedo.

Pisé, pisoteé sueños en mi huida. Gané la vida a cambio de perder mi amor.

Y hoy, lejos de todo, veo las hojas verdes de los arces revolotear en sus ramas,

mientras las lágrimas surcan por mi rostro las huellas de sus besos…

¿Pero qué podía hacer?

Amor, mi valeroso samurái de ojos tristes; estéis donde estéis, mi amor está con vos.

Marché, huí para protegeros…

Morirán todas las primaveras… pero no en nuestros corazones.

¿Por qué os siento como si estuvierais conmigo, aquí, a mi lado?

¿Es vuestro espíritu quizá?

Quisiera cerrar los ojos y que al abrirlos estuvierais a mi lado,

como tantas noches en la Casa de la Luna de Agua…

Encontradme mi amor!

En esta vida o en cualquier otra, pero por favor,

velad por el sueño de este amor inmortal,

matad la angustia de no teneros

y en el silencio de cualquier noche estrellada,

sellad mis labios con un beso, y hacedme sentir,

con el gozo de un abrazo, que habéis vuelto.

Estéis donde estéis, volved a mí, dad calor a mi helado corazón.”

de LA LUNA ESCARLATA

by Lottar