La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


51 comentarios

EL RETORNO DE FRANK (Del relato SWEET DARK BLACK (dulce negro oscuro) by Lottar) Capítulo 2.

la_luna_escarlata-elretornodefrank

La he palmado, hace unas horas, en aquella solitaria calle mientras le miraba a ella entre los ojos para finalmente acabar volándome la tapa de los sesos.

Último telón. Mi último farol.

Me gusta el final, creo que le quedó claro que a mi manera la quería. Pero me deja un regusto amargo, como de misión inconclusa. No puede ser que la palme con un paquete de Luckie casi entero en el bolsillo. Perra vida y perra muerte. Dejé cosas sin hacer. Pero ya es tarde.

No sé dónde pelotas estoy ahora. Yo esperaba luces y coros como aquellos a los que me llevaba mi vieja cuando era niño en la capilla de la calle 54. Aunque luego me fueran a mandar al carajo de allí, pero por lo menos un poco de jodido reconocimiento por haber aguantado la mierda de vida y las cabronadas que se viven allá abajo, hubiera sido al menos tener un puto detalle. Nada. Sólo silencio, un silencio tan abrumador que no acierto a comprender. Y oscuridad.

Dulce negro oscuro…

Como el chocolate puro. En mis labios. Y en mi corazón.

Es extraño, porque siento como si aún tuviera cuerpo, pero de humo, sin densidad.

Y puedo pensar. Y creo que esto es lo peor, porque además creo escuchar voces, muy lejanas, como si vinieran del infinito. Y todavía hay algo peor, creo que son todas las mujeres de mi vida, chismorreando entre ellas, sobre mí…..¡ A tomar por el culo el mito!

Pero también escucho a mis enemigos, a todas esas víctimas que masacré, no siempre por dinero, aunque esto lo veo justificable, si no por cualquier cosa, como una mano perdida en una partida de póquer. Y no sólo hablo de asesinar, que bien se puede matar a alguien sin quitar le la vida. Pero a ellos no les temo. Donde estoy no me pueden alcanzar. ¿O sí?

Joder, vaya mierda la muerte! Con razón nadie quiere palmarla.

Sí, una putada..

Y sabes además que me da por culo? Que el viento se llevara mi sombrero. Joder, que no se vivir sin sombrero. Cagaba con él, me duchaba con él, hasta follaba con él, pero ellas les gustaba. Les parecía sexi..Bueno y qué coño, y porque cada vez tengo menos pelo.

Es curioso. Algo no me deja hablar en pasado, supongo que es que no me resigno a que he muerto, pero palmarla, de verdad que no me importa tanto como esta sensación de vacío en las tripas de haber dejado asuntos sin cerrar. Bueno eso o que el vacío son los tiros que me reventaron. Yo qué sé. Aquí todo es confuso y estoy empezando a ponerme nervioso. Y ni un puto trago desde el último whisky que me tome con ella, cuando amarnos quizá no hubiera sido tan imposible, ni tampoco quizá tan conveniente.

Me acuerdo del tarado de Kalvin. Creo que podríamos haber sido amigos si ella no se hubiera interpuesto. Pero tú la querías y yo quería quererla. Y si no acabé antes contigo fue porque vivíamos de costa a costa y me daba pereza. O quizá es que nunca quise realmente cagarte. Da igual, ella nos liquidó a los dos. Pero joder! No puedo resignarme a estar muerto, algo no me deja. No aún. Siento que me quedan manos por jugar. Quizá las cosas no son lo que parecen. Lo he visto muchas veces.

Siento frío, de ese que casi no te deja aliento que evaporar, de ese que te asfixia cristalizándote la mirada. Creo que es el mismo frío que sentía estando vivo… Supongo que por eso me atraían tanto los asuntos calientes, una excitante mujer, un amargo trago de whisky, un cigarro, una partida de póquer de madrugada, una buena pelea, un negro crimen… A ser posible por este orden y en la misma noche. Y por supuesto un café cargado.

Me vienen recuerdos. Pero no los quiero recibir. No los puedo afrontar sin una botella y mi mechero para los Luckies. Y sin mi sombrero… por qué buscaba esconderme detrás de un sombrero? Supongo que en determinados momentos sentí la fragilidad de mostrar algo de mi interior que ni yo mismo aceptaba. Y ahora puedo sentirlo, pero no quiero verlo…

Busco en mi mente sensaciones más poderosas que esta que anulen e intercepten la puta bala envenenada que mi inconsciente me está lanzando.

Y viene ella a mi rescate. Bravo nena.

Y vuelvo a sentir sus labios en los míos, devorando con sus ansias la promesa de las mías, jugando con lujuria a que me crea que me ama y que yo también la amo. Pero como soy un canalla también recuerdo a todas ellas, a todas esas increíbles mujeres que se afiliaron al club de los besos perdidos de Frank. Creo que no amé a ninguna y que también a todas las amé. Qué ironía. Pero no soy nada fiel, ninguno de aquellos besos son los que más echo de menos.

Echo más de menos aquellos que debí dar y nunca di, que son más que los que he dado.

Vuelvo a aflojarme, como justo antes de palmarla. No me gusta. Siento sueño, un sueño muy oscuro, casi denso.

Dulce sangre negra, negra oscura.

Cada vez más oscuridad, es como morirme estando muerto. No pasa nada por reconocerlo, he sido un canalla, un seductor sin escrúpulos, un estafador, un libertino cínico, un tramposo, un criminal. Y quizá también una victima. Aunque sólo pensé en mí. Un hijo de la gran puta vamos.

Dolor, dolor negro, negro oscuro.

Esto sí que es morir porque hasta el recuerdo de ella se va alejando. Todo se aleja de todo. Soledad absoluta. Siento temor. Quizá un miedo similar al que le he hecho sentir a tanta gente, ese que veía en sus ojos cada vez que les jodía, de alguna manera. Y ahora ese mismo miedo que provoqué lo estoy sintiendo yo, porque no sé adónde voy.

Y también me parece justo…

Anuncios


10 comentarios

VERSOS A CYRANO DE BERGERAC

la_luna_escarlata-versosacyrano

Desde niño me conmueve Cyrano, desde qué descubrí su sublime y apasionado  Amor por Roxana

y de como el Amor Verdadero sólo sabe hacer una cosa, Dar.

Y como siempre que me apasiono (lo cual para mi bien o para mi mal me ocurre frecuentemente) quiero llegar hasta las mismas fuentes de aquello que me atrae y quise saber más acerca de Cyrano de Bergerac.

Supe entonces, en contra de lo que yo creía y de lo que cree mucha gente, que Cyrano realmente existió y que Edmon Rostand se había basado en su peculiar figura para escribir su famosísima obra, auténtica catedral del amor romántico y apasionado.

Y claro, pues había que volver a viajar y visitar Bergerac, al sur de Francia.

Allí, en una pequeñita plaza del pueblo de Bergerac hay una estatua a Cyrano

y junto a ese monumento cumplí la promesa que le hice de niño, cuando la lectura me sus versos me ensoñaba…

Escribirle unos versos a Cyrano, allí, en Bergerac, en su querida Gascuña.

Y aquí te los traigo para compartirlos contigo.

Me inspiré en sus poemas, en lo que despertaba en mi su figura, su sensibilidad y su arrogancia,

su victoria y su fracaso, su voz en cualquier caso. Y respeté el estilo de la época, a mi manera

Espero que Cyrano sepa disculpar mi arrogancia de haberle escrito unos versos.

Lo que declaró a continuación lo pongo en su boca. Y en la mía…

 

VERSOS A CYRANO   (en Bergerac, año 2004, by Lottar)

 

 

Qué pretenden…

Qué me coloque una cadena al cuello

volando siempre bajo

mendigando sólo gajos

que me viertan en el suelo?…

 

Qué quieres, no puedo.

 

Qué me busque sueños vanos

artificializando así mi vuelo

con cebo como único consuelo

de haber perdido todo lo ganado?…

 

Qué quieres no puedo.

 

Qué doble mi espalda manso

mientras hurgan en mi cuerpo

para dejar tan sólo restos

como pago a lo afrentado?…

 

Qué quieres, no puedo…

Pero…

 

Volar libre y sin despechos

allá donde el corazón me lleve,

vivir o morir, pero consciente,

ganar o perder, pero certero.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Guardarme libre siempre un verso,

ser leal siempre que afirme,

hablar franco y dulce, pero firme,

llegar a ser un uno delante de mis ceros.

 

Eso sí, eso sí que puedo

 

Creer que la Luna guarda un secreto

que mi corazón ya escucha a voces,

y creerme que me oyes

cuando digo que te quiero…

Cantar, reir, soñar!, creer que el cielo

no se humilla ante su dueño,

ni que mentira a verdad afrente

que no pague su demente

Idea de querer detener un sueño.

Mirar, no siempre por mi bien, es cierto,

creyendo que lo justo es lo correcto,

y que así la muerte no me encuentre

desparramado y abatido por el suelo.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Llegar a merecer tus labios

y olvidarme entre los besos

que tu mar ya hunde mi barco

naufragando en un te quiero…

 

A ellos los deprecio y a ti no te tengo…

 

 

Qué precio esto me exige…

Volar a veces solo, sí… Pero libre!

cyrano-bergerac-depardier-peliculas-films-movies-TV

cyrano-de-bergerac-1990_56491

0_84fa4_f2243829_orig


17 comentarios

HOMENAJE AL MAESTRO WAYNE W. DYER

serena

Ayer iba a publicar un video de homenaje a Dyer, pero Ingrid se me adelantó y la rebloguee.

Hoy subo este video con alguna imagen suya y un breve extracto de su película EL CAMBIO.

Gracias Wayne por no irte sin habernos mostrado antes lo hermosa que es tu canción.

¡Hasta siempre!

 

 

 


8 comentarios

A TODAS VOSOTRAS, MARAVILLOSAS Y BENDITAS MUJERES.

De todas las crueldades cometidas por el hombre a través de la historia,

el sometimiento, marginación y maltrato físico y psicológico a la mujer

es uno de los más dolorosos e injustos.

Este video es un mensaje para vosotras, maravillosas y benditas mujeres.

 


19 comentarios

QUÉ HAY DE “MÍ” QUE NO SOY “YO”……

Tela de araña en tronco muerto. La Pedriza (Madrid) by Lottar

Tela de araña en tronco muerto. La Pedriza (Madrid) by Lottar

 

¡Qué hay de mí que no soy yo?…

No soy “yo” cuando critico o juzgo, a mí o a los demás.

No soy “yo” cuando me culpo o culpo a otros.

No soy “yo” cuando me lamento o creo desolación.

No soy “yo” cuando temo o actúo para que otros teman.

No soy “yo” cuando me infravaloro o hago de menos al otro.

No soy “yo” cuando me preocupo o llevo intranquilidad a los demás.

No soy “yo” cuando sólo pienso en ganar y que otros pierdan.

No soy “yo” cuando miro únicamente por mí y olvido qué necesita ella o él.

No soy “yo” cuando prefiero tener razón a ser feliz.

No soy “yo” cuando odio y pospongo amar…

 

Y…

 

Soy Yo cuando procuro comprender o al menos aceptar.

Soy Yo cuando lejos de culpabilizar recojo mi responsabilidad y la asumo.

Soy Yo cuando creo en mí y valoro a todos por lo que son más allá de las apariencias.

Soy Yo cuando no permito que el miedo me haga olvidar que somos eternos y que estamos a salvo.

Soy Yo cuando contemplo la divinidad que habita en todos nosotros.

Soy Yo cuando confío en la vida y estoy seguro que a todos nos provee de lo necesario.

Soy Yo cuando comprendo que ganar no es lo opuesto a la derrota, sino la victoria de todos.

Soy Yo cuando siento que tu bien es mi bien, que mi dicha es también la tuya y que caminamos juntos.

Soy Yo cuando olvido lo que parece restarnos y me centro en lo que suman tu corazón y el mío.

Soy Yo cuando Amo…

 

¿Quién es el “usurpador” que actúa en nuestro nombre cuando “no somos”?

 

Hace tiempo que vengo persiguiendo a este “impostor” que a todos nos invade…

Y aquí en La Luna Escarlata, le vamos a desenmascarar.


7 comentarios

CUANDO SE ACERCA LA “MUERTE”…

Fondo de río. La Pedriza (Madrid) by Lottar

Fondo de río.
La Pedriza (Madrid)
by Lottar

Decididamente estaban asustados, bueno, uno más que otro.

No todo el mundo se siente preparado cuando sabe que la muerte está cerca…

Y allí estaban los dos, expectantes ante la inevitabilidad del momento supremo.

Sólo un infinito silencio.

.- Es el fin amigo mío.

.- Pues yo no siento que sea ningún fin, creo que sólo cambiamos de escenario, nada más.

De nuevo silencio.

.-¿Qué corta es la vida, verdad? Parece que sólo han pasado unos instantes desde que llegamos

y ya nos encontramos ante la llamada seca y dura del final. No quiero morir amigo. Tengo miedo.

.- Es cierto que la vida es corta, pero la Existencia es infinita. ¿A qué tienes miedo?

.- ¡Pues al fin! Cuando traspasemos ese umbral no habrá nada al otro lado. Esta vida es lo único que tenemos.

.- No es cierto, esta vida es sólo una ilusión en comparación con lo que nos espera “al otro lado”.

.- ¿Cómo eres capaz de sentir esas cosas?

.- No lo se, pero las siento así. Me da Paz.

Y más silencio.

.- Vale!, acepto que después de esto hay “algo”… Pero, ¿Cómo crees que será?

.-No lo se, pero creo que no debemos temer. Todo está bien. eso si lo se.

Mucho, mucho silencio.

Y en ese silencio se abrazaron, porque sabían que el momento estaba cerca.

.- Adios hermano, te voy a echar de menos. Ha sido mucho tiempo viviendo juntos y he aprendido a quererte.

.- Yo también te quiero, pero siento en mi corazón que no nos vamos a echar de menos, creo que de algún modo seguiremos estando juntos, de alguna manera, en el “otro lado”.

Volvieron a abrazarse y cuando el silencio de aquella vida que conocían colapsó…

Primero se fue el que tenía más miedo.

Sentía como si todo el universo se comprimiera en torno a él dirigiéndole hacia un oscuro e incierto “túnel”.

Pero al final… como una luz!… Sí, es una luz que a cada instante parece más intensa y poderosa!

Ya no recuerda a su amigo, esa luz lo es todo, parece la luz de la vida eterna.

Y en un instante certero, tras alcanzar la luz, llegó al reino que tanto temió, al reino de la muerte, para una vez en él darse cuenta que no estaba solo, ni en aquel reino había silencio. De hecho sentía la presencia de otros seres, mucho más grandes que él, que emitían extraños sonidos. No los podía comprender.

.-¡Cuánta luz! ¡Cuánto ruido! ¡No puedo respirar! ¡Quiero gritar!

Un llanto salió de sus pulmones como un aliento de vida…

Había muerto y después de su propio llanto

lo primero que escuchó fue:

.-¡Es un niño!

Pero la primera palabra que aprendió al sentir la presencia de aquel Ser que le abrazaba fue… MAMÁ.


12 comentarios

AL FINAL DE TODO… AMOR!

alfinaldetodoamor

Hoy me siento triste, y sí, tengo ganas de llorar…

 

Y siento que mi pena es la pena tuya, la de ella y él, la de todos.

Porque, ¿Qué diferencia las lágrimas?

Sólo conocen un origen y sólo un camino… de los ojos a los labios,

recorriendo en el trayecto las huellas de tantos besos…

 

Hoy me siento triste, y sí, tengo ganas de llorar…

 

Tú no estás, yo me fui.

¿Qué hacemos con nuestras promesas?

Sé que es lo mejor, pero esto no alivia mi pena.

Aunque mi corazón sabe que nuestro dolor no suele deberse a la razón que creemos… sólo lo despierta.

Porque nadie puede hacerte sentir algo que oculto ya no lleves dentro.

 

Hoy me siento triste, y sí, tengo ganas de llorar…

 

Pero mi alma ya conoce que esto no tiene nada que ver con sentirme desgraciado,

que sólo debo rodear al sentimiento con el amoroso roce del Silencio, de la Quietud y del Amor.

Y te calma, y te cura.

¿Cuánto más hemos de esperar para darnos cuenta de esto?

Te siento tan cerca Amor!

Es tan dulce tu presencia esquiva!

 

Hoy me siento triste, y sí… a pesar de ello no dejo de Amar!