La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti

TAROT TERAPEÚTICO

lalunaescarlata_elloco

TAROT TERAPÉUTICO (Un camino de evolución y trasformación personal)

Imaginemos que somos el arcano número 0, el Loco.

Una tenue brisa nos mece mientras la pureza de las cumbres nos acoge amorosa. Caminamos despreocupados bajo el amparo de un sol protector, experimentamos la paz infinita de sentir con nuestro Yo sagrado, somos libres, potencialmente infinitos. Pero un perro del color de las cimas nevadas, nos alerta del abismo que se cierne a nuestros pies y del salto que ineludiblemente deberemos dar, para caer en el vientre abismal del valle que se adivina. Y aunque no tememos, no aún, sabemos intuitivamente que tras el velo de ese valle, esta la puerta herida que nos sumergirá en un extraño mundo de personajes imponentes, de magos, de torres quebrantadas por rayos, de reinas sugerentes, valientes caballeros, diablos, perros aullando a la luna, gente cabeza abajo… Recorrer ese mundo, vivir intensamente la experiencia y llegarte a descubrir en el personaje de cada arcano, te permite conocerte a ti mismo, a ese Loco que olvidó que lo fue. Esto es el Tarot, esto es la vida, un camino que te guía hacia tu Yo sagrado.

Cuando comencé a interesarme por los naipes del tarot, hace ya más de treinta años, lo hice como supongo que lo hacemos la mayoría, atraído hacia ellos por una mezcla de curiosidad, fascinación y sentido intuitivo de la magia en su aspecto más natural e inocente. El mundo que los arcanos desplegaron ante mí se acercaba más al hechizo que al estudio mismo de las imágenes, más a la fantasía creadora interior que a su aspecto formal y exterior de significados estereotipados. Memorizar una serie de significados atribuidos a la tradición tarotística me pareció demasiado sesgado, pues si bien es razonable delimitar en cierto modo el mensaje de cada naipe atendiendo a su simbología, también me pareció que tal manera de afrontar su conocimiento podía convertirse en una trampa que me dejara inmóvil y encadenado en su propia limitación expresiva. Por tanto, deduje que un lenguaje tan abismal como el del tarot no lo podía afrontar con la mezquindad de medios que me proporcionaban las guías al uso, que con tanta frecuencia se limitaban a proporcionar al lector o estudioso un mero hilván repetitivo y superficial de significados inertes, mostrando imágenes sin vida ni “alma” como fantasmas que olvidaron lo que fueron. Quien o quienes crearon tal magno lenguaje simbólico, probablemente no lo hicieron a modo de mapa que nos representase un territorio por el que transitar; tampoco como un vasto libro en el que encriptar un conocimiento arcano y mistérico y, sobre todo, no desde luego como un método adivinatorio con el que calmar el miedo a lo venidero y desconocido. ¿Que todo esto también? Quizá, pero de lo que no me cabe duda a estas alturas, es que ante todo el tarot coloca a nuestro alcance la más poderosa herramienta de imaginar jamás creada. Sí, imaginar a través de su rica simbología, crear y descubrir a partir de la ensoñación en la que nos sume sus láminas, pues como acertó a expresar Oswald Wirth, ocultista y rosacruz del siglo XIX: “Adivinar es imaginar con justeza”. El tarot, al igual que otros muchos caminos iniciáticos, se sustenta en unos pocos principios fundamentales que dan estructura a su arquitectura personal, pero el sendero a recorrer es absolutamente personal, no admite mapas ya trazados de antemano, no hay reglas a las que ceñirse, sólo un cielo sobre nosotros y un suelo bajo nuestros pies. Eso es todo. Afrontar pues el inconmensurable universo del tarot, supone que encaramados al andamiaje de su propia naturaleza y sirviéndonos de las herramientas que nos proporciona su conocimiento, uno debe dar un salto de fe, una cabriola sobre esos conocimientos que de no trascenderlos serían como sogas que nos impedirían saltar, como el Loco, hacia el abismo del valle profundo donde comienza verdaderamente la aventura del auténtico saber, del renacer y del despertar. Bien; tenía un mazo de tarot, un buen número de libros con diferentes enfoques acerca de la naturaleza de los arcanos, bastantes años de estudio y dedicación a los mismos y deseo de encontrar un camino propio dentro de tan complejo universo simbólico. Mucho hasta entonces me había aportado el tarot, tanto en mi visión externa del mundo y sus avatares como en la penumbra de mi ser interior. Pero en ese punto, ya no me bastaba. Me había adentrado tanto en la magia que propone, que decidí que no fuera mi mente de manera egocéntrica quien contestara las preguntas, sino los mismos arcanos quienes se expresasen a través de mí. Todo consistía en imaginar, en cocrear junto a los naipes. El tarot me había nutrido tanto en su aspecto sapiencial como de mancia, pero faltaba algo, un aspecto que nunca había contemplado, no al menos con tanta claridad y certeza… El tarot debía sanar, o aliviar, o al menos servir de apoyo real cuando sufrimos y estamos quebrantados. Filosofía, psicología, misticismo, literatura, pintura… Muchos aspectos se han inspirado en los arcanos influyendo positivamente a la comprensión del mundo a través de los siglos, pero aun siendo esto totalmente válido, ¿No debe el tarot proporcionarnos también una herramienta práctica para nuestros problemas? Muy bien, ya sé lo que significa el Mago, ¿Pero qué tiene para mí? ¿Qué tiene que enseñarme para superar un determinado problema? El arcano como maestro, como guía. El tarot como terapia.

Todo cuanto aquí muestre será ampliado y transferido de manera personal en los cursos y talleres de formación que voy a dirigir además de en las terapias tanto personales como en grupo. Dirígete a mí si estás interesado en esta nueva visión del tarot y en tu desarrollo y crecimiento personal. Deseo encontrarte en esta parte tan fascinante del camino.

Lottar

Anuncios

2 pensamientos en “TAROT TERAPEÚTICO

  1. Que lindo esto… lo voy a curiosear con tiempo!
    yo puse las cartas del tarot osho zen en mi sitio. y lo tengo completo en PDF si te interesa, te lo envio!
    abrazos!

    Le gusta a 1 persona

    • Conozco el tarot zen de Osho, en realidad tengo bastantes tarots, me atraen desde muy jovencito. Para la terapia que estoy creando uso el taror Rider Waite, pero en el blog aún no hay ninguna entrada de este tema pues estoy elaborándolo. El blog lo comencé hace dos semanas y tiene temas diversos. Cuando comiencen mis entradas de tarot ya te enterarás y siempre que desees una aclaración o saber más del tema aquí estoy Gabi. Me siento muy feliz de conocerte. Namasté.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s