La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti


26 comentarios

BALADA PARA UNA REINA DE PICAS (Del relato SWEET DARK BLACK) Capítulo 5

la_luna_escarlata-baladaporunareinadepicas

Cambio de planes. Ella sabe que estoy vivo y eso lo cambia todo. América aún no ha tenido tiempo de relacionarme con Mary Boom y mucho menos saber que llevo varios días en su casa. El café de la calle 13 ya no era lo más indicado. No podía arriesgarme a que Charlton y América estuvieran por allí. Esto es entre Ella y yo. La discreción de la casa de Mary Boom es perfecta.

La recogerá en el café como estaba acordado y vendrán aquí para ultimar la contratación del trabajito que Ella y Charlton deben hacer. Y aquí estoy yo, sentado confortablemente en un sillón frente a la puerta.

Pero mi sensación es agridulce. Definitivamente ya marco a Mary Boom frente a ellos, será proscrita, pero n siquiera eso me frena. Sigo pensando sólo en mí… Qué coño, hace tiempo que perdí mi corazón y ahora no es momento de recuperarlo.

Percibo que está cerca porque se me agita el corazón. Cierro los ojos y me concentro. Pienso en la mano que me toca jugar y recuerdo la regla número de uno del póquer: LA RECOMPENSA HA DE SER SIEMPRE MÁS ALTA QUE EL RIESGO…

Se oye la puerta. La abren… Ella pasa primero. Y me ve…

Ni siquiera el más mínimo parpadeo. Controla hasta el brillo de sus indescifrables ojos negros. Eres buena nena. Pero desde aquí puedo escuchar como se te acelera el corazón. Ni siquiera alguien como Ella puede controlar eso. Y para mí es una melodía. El cañón de la pistola de Mary Boom sintiéndolo en su espalda le hace desistir siquiera de girarse.

Sólo me mira. Y sonríe sin mover los labios. Esa es mi chica.

.- Mary Boom, no le tomes a cuenta su aparente frialdad. Quizá la efusividad no sea el mayor de sus encantos. Pero sé que te alegras de verme nena, aunque quizá no tanto como yo de verte a ti.

.- Tu cacareo no va a hacerte más atractivo Frank. Guárdate tu arrogancia para esas mujeres impresionables con las que parece que últimamente te rodeas. Y no va por ti eh, Mary… “Poom”, así se dice?

.- Uy, aquí tienen artillería… Bueno, yo mejor me voy, no sea que se escape alguna bala. Os dejo tortolitos.

Imprevisible y tierna Mary Boom.

De nuevo, cara a cara. Ella y yo. No puedo con sus ojos…

.- ¿De dónde has sacado esa periquita Frank? Tus gustos parecen ser cada vez más exóticos nene. Muy hábil el utilizarla como cebo… debe ser para lo único que valga la pobre.

La primera, directa al cielo de la boca. Sabe que quien da primero da dos veces.

.- Deberías ser más considerada con quien has pegados tres tiros y te está encañonando.

.- Debería, pero no quiero. Sencillamente es que no vas a disparar. Aprende nene, si amenazas haz al menos un corte, si no nadie te tomará en serio. Un poquito de elegancia.

La segunda, detrás de las orejas. Sabe que si das dos, das tres.

Y sigo sin poder con sus ojos…

Me remata.

.- Se te nota demasiado que te gustan mis ojos Frank. Te estás aflojando y eso es algo que ahora no te puedes permitir… ¿Es esa la vocecita que escuchas en tu cabeza? Jajajaja…

Te echo de menos Mary Boom.

Pero tiene razón, me estoy aflojando. Debo remontar, pero no me da respiro.

.- Y ahora que ya ha quedado claro que no vas a disparar, lo que me tengas que decir rapidito, tengo otros asuntos. Charlton me espera.

.- Ah, por Charlton no te preocupes. Si se porta bien le subiremos al asiento de atrás del coche y le daremos unas palomitas.

.- Deberías respetarle más, cuentas con el dudoso honor de ser el primero en su lista.

.- Listas mejores que la suya las he visto en el colmado de la calle 11 nena.

Lo disimula, pero está riendo, lo veo en esos ojos en los que tiendo a perderme con demasiada frecuencia últimamente. Guardo la pistola. Ahora es el momento.

.- Podría haberte matado antes de que supieses que seguía vivo. Y si no lo hice fue porque hay asuntos entre tú y yo que aún están inconclusos. Por ejemplo por qué me pegaste tres tiros. Lo que te hice no es suficiente motivo.

.- Tengo mis secretos.

.- Y sabes que mientras no los descifre estás a salvo de mí. Y juegas con esto. Pero nada se puede ocultar eternamente, ni siquiera una Reina de Picas como tú.

Yo no estoy seguro a lo que me refiero, pero ella sí… Y sé que observando sus ojos de gata acabaré descubriéndolo. Es mujer y hasta alguien como ella no puede esconder todas sus emociones. Me mira los labios. Vamos bien nena.

Ahora.

.- Mírame bien. Ahora aparcaremos nuestras cuentas pendientes, no es tiempo de luchar entre nosotros, tenemos un nuevo compañero de baile…

.- ¿A qué te refieres?

.- Gente de Kalvin viene a por ti. Aún no saben que yo sigo vivo, pero acabarán sabiéndolo, lo cual dice que también vendrán a por mí. Claro, no?

Suena jodidamente convincente. Se lo va a tragar. Lo sé porque sigue mirando mis labios.

.- ¿Aliarme contigo? Aunque me volviera repentinamente loca y aceptara, sabes que Charlton no lo toleraría.

.- Charlton hará exactamente lo que tú quieras que haga, ambos lo sabemos. Cuando todo esto acabe arreglaremos cuentas entre todos. ¿Qué dices?

Dos segundos y no ha contestado. Suficiente.

.- Puede ser divertido…

Sería perfecto si el mundo no fuera tan imperfecto

.- Y la verdad es que hasta me apetece… Pero pondré sólo una condición.

.- Dispara.

.- Quiero muerta a la estúpida esa de Mary Boom. La mataría yo misma dándole un susto, pero me parece algo más interesante que lo hagas tú…Más sexy… Frank, quiero el cadáver fresco de esa fulana en el callejón del garito de la calle 23. Mañana por la noche. Este es el trato. Lo tomas o lo dejas.

Siempre jugó fuerte, pero no deja de sorprenderme su dulce perversa oscuridad…

Dulce negro oscuro.

Dos segundos y no contesto. Suficiente.

Ella y yo nos entendemos, en lo que escondemos más que en lo que mostramos. Creo que es una de las razones por las que me atrae tanto. Pero no es ahora momento de tangos. No me debo aflojar. Ahora no.

.- Bien. Me tomaría un whisky o dos contigo Frank, ando algo seca, pero Charlton espera impaciente las noticias de esta entrevista. No se va a decepcionar.

Justo entra Mary Boom.

.- ¿Qué tal parejita? ¿Lo habéis pasado bien?

.- Bye Frank.

Definitivamente no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

Pasa junto a Mary Boom y se encara frente a sus ojos.

.- Escucha Mary Ploof…Tic tac, tic tac, tic tac.

Se gira a mí.

.- Mañana Frank.

Cierra la puerta riéndose.

El mismo estruendo que se provoca cuando se cierran las puertas del corazón.

.- Necesitas un trago, verdad Frank?

Dulce y atenta Mary Boom.

Y mientras la veo preparar las copas me pregunto en qué momento me convertí en el tipo que ahora soy y que está dispuesto a sacrificar lo que sea por conseguir lo que quiere. Supongo que no quiero verlo.

.- Vuelvo a sentir tu peso Frank…

.- Todo está bien Mary Boom. Se ha ido sintiendo lo que yo quería que sintiera, el principio del plan lo ha tragado. Simplemente es que una carta que no debería haber salido se ha colado en la mano. Sólo debo pensar.

Sí, inocente Mary Boom.

Hasta dónde soy capaz de llegar…

Reconozco que me has ganado la primera mano nena…

Miro a Mary Boom sonreírme mientras bebe.

Y no me parece justo.

CONTINUARÁ……..


51 comentarios

EL RETORNO DE FRANK (Del relato SWEET DARK BLACK (dulce negro oscuro) by Lottar) Capítulo 2.

la_luna_escarlata-elretornodefrank

La he palmado, hace unas horas, en aquella solitaria calle mientras le miraba a ella entre los ojos para finalmente acabar volándome la tapa de los sesos.

Último telón. Mi último farol.

Me gusta el final, creo que le quedó claro que a mi manera la quería. Pero me deja un regusto amargo, como de misión inconclusa. No puede ser que la palme con un paquete de Luckie casi entero en el bolsillo. Perra vida y perra muerte. Dejé cosas sin hacer. Pero ya es tarde.

No sé dónde pelotas estoy ahora. Yo esperaba luces y coros como aquellos a los que me llevaba mi vieja cuando era niño en la capilla de la calle 54. Aunque luego me fueran a mandar al carajo de allí, pero por lo menos un poco de jodido reconocimiento por haber aguantado la mierda de vida y las cabronadas que se viven allá abajo, hubiera sido al menos tener un puto detalle. Nada. Sólo silencio, un silencio tan abrumador que no acierto a comprender. Y oscuridad.

Dulce negro oscuro…

Como el chocolate puro. En mis labios. Y en mi corazón.

Es extraño, porque siento como si aún tuviera cuerpo, pero de humo, sin densidad.

Y puedo pensar. Y creo que esto es lo peor, porque además creo escuchar voces, muy lejanas, como si vinieran del infinito. Y todavía hay algo peor, creo que son todas las mujeres de mi vida, chismorreando entre ellas, sobre mí…..¡ A tomar por el culo el mito!

Pero también escucho a mis enemigos, a todas esas víctimas que masacré, no siempre por dinero, aunque esto lo veo justificable, si no por cualquier cosa, como una mano perdida en una partida de póquer. Y no sólo hablo de asesinar, que bien se puede matar a alguien sin quitar le la vida. Pero a ellos no les temo. Donde estoy no me pueden alcanzar. ¿O sí?

Joder, vaya mierda la muerte! Con razón nadie quiere palmarla.

Sí, una putada..

Y sabes además que me da por culo? Que el viento se llevara mi sombrero. Joder, que no se vivir sin sombrero. Cagaba con él, me duchaba con él, hasta follaba con él, pero ellas les gustaba. Les parecía sexi..Bueno y qué coño, y porque cada vez tengo menos pelo.

Es curioso. Algo no me deja hablar en pasado, supongo que es que no me resigno a que he muerto, pero palmarla, de verdad que no me importa tanto como esta sensación de vacío en las tripas de haber dejado asuntos sin cerrar. Bueno eso o que el vacío son los tiros que me reventaron. Yo qué sé. Aquí todo es confuso y estoy empezando a ponerme nervioso. Y ni un puto trago desde el último whisky que me tome con ella, cuando amarnos quizá no hubiera sido tan imposible, ni tampoco quizá tan conveniente.

Me acuerdo del tarado de Kalvin. Creo que podríamos haber sido amigos si ella no se hubiera interpuesto. Pero tú la querías y yo quería quererla. Y si no acabé antes contigo fue porque vivíamos de costa a costa y me daba pereza. O quizá es que nunca quise realmente cagarte. Da igual, ella nos liquidó a los dos. Pero joder! No puedo resignarme a estar muerto, algo no me deja. No aún. Siento que me quedan manos por jugar. Quizá las cosas no son lo que parecen. Lo he visto muchas veces.

Siento frío, de ese que casi no te deja aliento que evaporar, de ese que te asfixia cristalizándote la mirada. Creo que es el mismo frío que sentía estando vivo… Supongo que por eso me atraían tanto los asuntos calientes, una excitante mujer, un amargo trago de whisky, un cigarro, una partida de póquer de madrugada, una buena pelea, un negro crimen… A ser posible por este orden y en la misma noche. Y por supuesto un café cargado.

Me vienen recuerdos. Pero no los quiero recibir. No los puedo afrontar sin una botella y mi mechero para los Luckies. Y sin mi sombrero… por qué buscaba esconderme detrás de un sombrero? Supongo que en determinados momentos sentí la fragilidad de mostrar algo de mi interior que ni yo mismo aceptaba. Y ahora puedo sentirlo, pero no quiero verlo…

Busco en mi mente sensaciones más poderosas que esta que anulen e intercepten la puta bala envenenada que mi inconsciente me está lanzando.

Y viene ella a mi rescate. Bravo nena.

Y vuelvo a sentir sus labios en los míos, devorando con sus ansias la promesa de las mías, jugando con lujuria a que me crea que me ama y que yo también la amo. Pero como soy un canalla también recuerdo a todas ellas, a todas esas increíbles mujeres que se afiliaron al club de los besos perdidos de Frank. Creo que no amé a ninguna y que también a todas las amé. Qué ironía. Pero no soy nada fiel, ninguno de aquellos besos son los que más echo de menos.

Echo más de menos aquellos que debí dar y nunca di, que son más que los que he dado.

Vuelvo a aflojarme, como justo antes de palmarla. No me gusta. Siento sueño, un sueño muy oscuro, casi denso.

Dulce sangre negra, negra oscura.

Cada vez más oscuridad, es como morirme estando muerto. No pasa nada por reconocerlo, he sido un canalla, un seductor sin escrúpulos, un estafador, un libertino cínico, un tramposo, un criminal. Y quizá también una victima. Aunque sólo pensé en mí. Un hijo de la gran puta vamos.

Dolor, dolor negro, negro oscuro.

Esto sí que es morir porque hasta el recuerdo de ella se va alejando. Todo se aleja de todo. Soledad absoluta. Siento temor. Quizá un miedo similar al que le he hecho sentir a tanta gente, ese que veía en sus ojos cada vez que les jodía, de alguna manera. Y ahora ese mismo miedo que provoqué lo estoy sintiendo yo, porque no sé adónde voy.

Y también me parece justo…


31 comentarios

ME PARECE JUSTO… (Del relato SWEET DARK BLACK (dulce negro oscuro) by Lottar) Cp.1

la_luna_escarlata-meparecejusto.1

Desde el primer momento no me gustó esta ciudad.

Y eso que cuando llegué esta mañana sentí que iba a tener una noche memorable.

Bueno, en eso va a resultar que tenía razón….

Estoy aquí, sentado en una sucia calle solitaria al lado de una rata tan solitaria y sucia como la calle.

Y como yo.

Llueve, levemente Y una repentina ráfaga de viento se lleva mi sombrero. No importa, no pienso ir tras él, siempre me ha parecido especialmente patético correr tras un sombrero..

No me siento cansado, pero me he tenido que sentar, apoyado en una pared amarillenta no más limpia que el suelo.

Esto es el fin, soy historia. . La fresaca brisa que avanza hasta mí por la calle me lo dice.

¿Cómo será la muerte?

Y dicen que cuando mueres toda tu vida pasa delante de ti y que te arrepientes.

Pues ahora, el único recuerdo que pasa delante de mí es el de ella, el de todas las “ella” que han pasado por mi vida y que nunca supe amar.

¿Que te arrepientes al morir? Bueno, reconozco que estoy un poco encabronado, pero de lo único en que ahora mismo me arrepiento es de no haber matado yo antes al hijo de la remilputa que me acaba de disparar.

Me acaba de descerrajar tres tiros, en el vientre. Con dos cojones. No lo vi venir.

Siempre me ha excitado el olor a pólvora. Después del perfume de una mujer y del aroma del café lo que más, pero ahora no tengo el cuerpo para ruidos.

Vaya mierda de ciudad!

Y el tarado no ha tenido ni la delicadeza de rematarme. Se equivocó, porque quizá no muera.

Pero siento frío. Y una inmensa soledad.

Joder! Me tapono las heridas pero esta puta sangre no deja de ponerme perdido mi jodido traje de lino. Y a la mierda la camisa de 800 pavos que me compré ayer en San Francisco.

Me revienta las pelotas que haya sido él. Le infravaloré. Tuve que matarle esta tarde cuando le vi en el garito de la calle 30. Pero la cita con ella me lo impidió. ¿Es que las mujeres siempre me van a estar reventando las pelotas, hasta el final? Ya no importa. Nadie va a llorarme, ni siquiera un puñetero adiós.. Soy pasado.

Morir me importa tres cojones, pero no querría hacerlo aquí. Hay demasiada soledad en esta ciudad.

Y sigo desangrándome. Creo que ya tengo más sangre fuera que dentro. Ya no puedo moverme, ni siquiera estoy seguro de sentir. Creo que sólo me queda aliento para pensar, como se piensa en los sueños, desenhebrando conciencia y realidad.

No me gusta lo que siento. Me estoy aflojando.

Creo que necesito un trago. Un Jack Daniels sería un buen detalle. Compensaría el sabor a sangre caliente que tengo en la boca.

Miro en mis bolsillos a ver con qué posesiones la voy a palmar. Una pistola que no supe sacar a tiempo. Fuera, ya no me va a hacer falta. Casi trescientos pavos en billetes de 20 y de 50. No creo que me den para el pasaje sólo-ida de esta noche. Fuera también. Un paquete de cigarrillos de Lucky (jodida ironía) y un mechero. Me quedo con los cigarrillos, y el mechero al carajo, creo que me será fácil conseguir lumbre en el infierno.

Me río y la sangre sale con más violencia. Pero ya no duele. Ya nada duele.

Parece que la muerte me va a por fin vencer. Pero ella es mucho más vieja que yo y debería morir antes, pero cómo aguanta la vieja puta.

Y sin embargo… Hay algo en ella que me atrae… debo estar ya delirando.

No estoy seguro si ya estoy muerto, porque la sangre es como si hubiera dejado de salir. Quizá es que ya no me quede más, quizá ya esté muerto y mi condena sea quedarme aquí por la eternidad en esta ciudad de mierda sentado en el suelo entre la sangre de mi corazón y el agua de la lluvia. Y de mis ojos…

Y quizá me tenga que quedar aquí hasta que me dé cuenta que aquellos tres tiros no fue lo que me mató… Que llevaba muerto mucho antes o que quizá nunca haya realmente vivido. Hay cosas que ya no puedo comprender estando vivo. Y lo sé.

Sí, me estoy aflojando. Sólo siento frío y una leve inquietud.

Y sí, pude matar a ese tipo en el garito de la calle 30, pero sentía que todo lo tenía controlado y quise primero asegurarme de que ella estaría a salvo de él. La tenía que encontrar antes y lo hice. Ahora ella está volando lejos de aquí donde él no la pueda seguir. Lo sé, es tan hija de puta como yo, pero que quieres, ella es lo más cerca del Amor que he estado.

No puede ser!

Es ella!

Está acercándose a mí. Quizá pueda salvarme aún…

.-Mal aspectos tienes Frank…

No lo puedo creer, estoy casi con las tripas fuera y la hija de puta sólo dice que si tengo mal aspecto… Bueno, ella es así , nadie es perfecto.

.-Disculpa que no me levante y te salude como mereces nena. pero Kalvin me jodido bien, tres tiros a quemarropa, de improviso, ni siquiera me dio tiempo a ver sus ojos. Tenía que haberle matado esta tarde en el garito. Y tú deberías estar en ese avión camino de Lisboa, aquí sabes que corres peligro.

De nuevo lo vi en sus ojos, esa mirada perversa rodeada de un rostro angelical. Es infinita.

.- Pues hiciste bien en no acabar con él. Me hubieras quitado el privilegio de hacerlo yo… Y de robarle su gabardina y su sombrero. Y seguirte hasta el lugar más oscuro y solitario que encontraras…

Joder! Si encima me da risa. Jajajajaa

.- No me digas; has vuelto porque…

Quiero hacer tiempo para sacar disimuladamente mi pistola del bolsillo… Mierda! La arrojé!

.- ..He vuelto a rematarte porque no me bastaba con verte morir enmascarada en la gabardina y el sombrero de Kalvin, quería que tú me vieras a mí. Me parece más sexy a que sea esa rata que tienes a tu lado lo último en tus ojos.

.- Pero podrías haberme matado esta tarde en nuestra cita.

Nuevamente esa sonrisa tan suya de medio lado…

.- Sí, pero el orden es importante. primero debía matarle a él. Tú mejor para el final. La verdad es que eres delicioso y siempre te vi mejor como postre que como plato principal. Quiero que este sabor a ti me acompañe el resto de la noche.

.- Siempre tan exquisita en tus gustos. Ten cuidado, soy dulce pero tengo mi dosis de cianuro. Se me quedó impregnado en los labios cuando te besé esta tarde.

.- Cínico hasta el final, eh?

.- Bueno, dicen que se muere como se vive, no?

Se queda sin palabras. No suele ocurrir. Y sigue mirándome.

Soy un jugador de póquer cojonudo, el mejor de toda la costa este y aprendí a guardar ases en la manga, en los zapatos, en el sombrero, hasta en el corazón. Había tirado el arma, pero en el dobladillo de la manga llevo una pequeña pistola. No es una Magnun pero a la distancia a la que está puede ser mortal. Ella no tiene prisa, sabe que aún me queda un rato hasta que acabe de desangrarme y disfruta con mi agonía. Es una mantis. Perfecto. Me mira fijamente a los ojos y yo miro entre los suyos.

¿Pero qué gano disparando? Que no me mate, pero yo voy a morir de todas maneras. Aunque si disparo al menos no me ganará, le arrebataré ese placer de rematarme que veo en sus preciosos ojos de gata. Sí, mi última jugada, el último farol…

Me sigue mirando a los ojos y yo sigo mirando entre los suyos.

Hace un momento la muerte me parecía horrenda. Ahora la veo allí delante de mí y… Me parece tan perversamente hermosa… Es una muñeca preciosa… Una muñeca de Halloween. Pero siento que ya no la temo. Esto quiere decir que muero en paz. Cojonudo, no? Quiere quitarme la vida, pero lo que me hizo sentir desde el momento que la conocí ya no me lo puede arrebatar. Yo no se si le di tanto…

Y qué coño, que soy ya casi un viejo, mis mejores tiempos ya han pasado y ella es muy joven. Tiene más tiempo que yo.

Que la ciudad no era lo suficientemente grande para los dos lo vi en sus ojos. Pero no vi eso cuando nos besamos. Pero no, quizá aquí no haya sitio para los dos. Tal vez en otra vida.

El agua de la lluvia se va llevando mi sangre directamente a la alcantarilla. preciosa alegoría.

Lo siento nena, ya tengo la pistola en mi mano y tú estás demasiado entretenida en mis ojos y yo en mirar entre los tuyos.

Te tengo a tiro y aunque de momento no lo vayas a comprender, disparar será el mayor acto de amor que haya hecho jamás. Es ya todo cuanto puedo darte.

La lluvia arrecia. Se lamenta y llora el cielo… también.

Adiós nena…

Disparo. Pero ahora no huelo la pólvora. A ella no le da tiempo a gritar pero si a un leve estremecimiento. Acabo de volarme la tapa de los sesos.

Silencio.

Yo ya no pierdo. Ella no gana. No nos merecíamos más, ninguno de los dos.

Me parece justo.

la_luna_escarlata-meparecejusto.


10 comentarios

VERSOS A CYRANO DE BERGERAC

la_luna_escarlata-versosacyrano

Desde niño me conmueve Cyrano, desde qué descubrí su sublime y apasionado  Amor por Roxana

y de como el Amor Verdadero sólo sabe hacer una cosa, Dar.

Y como siempre que me apasiono (lo cual para mi bien o para mi mal me ocurre frecuentemente) quiero llegar hasta las mismas fuentes de aquello que me atrae y quise saber más acerca de Cyrano de Bergerac.

Supe entonces, en contra de lo que yo creía y de lo que cree mucha gente, que Cyrano realmente existió y que Edmon Rostand se había basado en su peculiar figura para escribir su famosísima obra, auténtica catedral del amor romántico y apasionado.

Y claro, pues había que volver a viajar y visitar Bergerac, al sur de Francia.

Allí, en una pequeñita plaza del pueblo de Bergerac hay una estatua a Cyrano

y junto a ese monumento cumplí la promesa que le hice de niño, cuando la lectura me sus versos me ensoñaba…

Escribirle unos versos a Cyrano, allí, en Bergerac, en su querida Gascuña.

Y aquí te los traigo para compartirlos contigo.

Me inspiré en sus poemas, en lo que despertaba en mi su figura, su sensibilidad y su arrogancia,

su victoria y su fracaso, su voz en cualquier caso. Y respeté el estilo de la época, a mi manera

Espero que Cyrano sepa disculpar mi arrogancia de haberle escrito unos versos.

Lo que declaró a continuación lo pongo en su boca. Y en la mía…

 

VERSOS A CYRANO   (en Bergerac, año 2004, by Lottar)

 

 

Qué pretenden…

Qué me coloque una cadena al cuello

volando siempre bajo

mendigando sólo gajos

que me viertan en el suelo?…

 

Qué quieres, no puedo.

 

Qué me busque sueños vanos

artificializando así mi vuelo

con cebo como único consuelo

de haber perdido todo lo ganado?…

 

Qué quieres no puedo.

 

Qué doble mi espalda manso

mientras hurgan en mi cuerpo

para dejar tan sólo restos

como pago a lo afrentado?…

 

Qué quieres, no puedo…

Pero…

 

Volar libre y sin despechos

allá donde el corazón me lleve,

vivir o morir, pero consciente,

ganar o perder, pero certero.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Guardarme libre siempre un verso,

ser leal siempre que afirme,

hablar franco y dulce, pero firme,

llegar a ser un uno delante de mis ceros.

 

Eso sí, eso sí que puedo

 

Creer que la Luna guarda un secreto

que mi corazón ya escucha a voces,

y creerme que me oyes

cuando digo que te quiero…

Cantar, reir, soñar!, creer que el cielo

no se humilla ante su dueño,

ni que mentira a verdad afrente

que no pague su demente

Idea de querer detener un sueño.

Mirar, no siempre por mi bien, es cierto,

creyendo que lo justo es lo correcto,

y que así la muerte no me encuentre

desparramado y abatido por el suelo.

 

Eso sí, eso sí que puedo.

 

Llegar a merecer tus labios

y olvidarme entre los besos

que tu mar ya hunde mi barco

naufragando en un te quiero…

 

A ellos los deprecio y a ti no te tengo…

 

 

Qué precio esto me exige…

Volar a veces solo, sí… Pero libre!

cyrano-bergerac-depardier-peliculas-films-movies-TV

cyrano-de-bergerac-1990_56491

0_84fa4_f2243829_orig


23 comentarios

“PENSANDO EN TU OSCURIDAD”… (La partida de póquer)

pizap.com14401612267311

Esta ciudad sabe a humo, un humo que no se ve pero que sientes en la boca, como si mascaras tabaco.

Es levemente dulzón y picante a la vez. Me gusta.

Despierta algo primitivo y salvaje en mi ánimo, algo que me incita a traspasar mis umbrales… Aunque no se cuáles.

En mi aventura de recorrer todas las capitales europeas y sus contornos, ahora estoy en España, en algún lugar de Castilla…

y algo de aquí me mantiene inquieto, alerta… No se, pero es sugestivo. Me gusta sentirlo.

Como cada vez que llego a un nuevo lugar en mi viaje, simplemente me dejo llevar, sin haber planeado nada.

Quiero que las experiencias me sorprendan y lleguen a mí, sin forzarlas. Me excita esa espontaneidad librealbedriesca

y el seísmo emocional que me provoca. Sé, que mientras experimente estas sensaciones estoy vivo, fijo.

Ha llegado ya la noche y nada interesante he vivido.

Pero la pegajosa sensación de que algo va a ocurrir y que además mi alma no va a querer evitar, sigue conmigo.

¡Joder, como me está transformando este viaje! Y a medida que creo llegar al umbral de mis límites, me voy percatando que estos realmente no estaban donde yo creía, que hay más extensión por delante a recorrer y que además allí hay “tesoros”.

LA PARTIDA DE POKER

No sé cómo he acabado aquí.

Estoy en un garito a las afueras de la ciudad, un lugar que si ya afuera parecía caótico,

una vez dentro te sume en la densa niebla de lo inquietante y lo imprevisible.

Describir a los “habitantes” de este lugar me llevaría a bucear en mi mas profunda psique

y sacar de allí lo que de tan tenebroso es oculto y es secreto…

No sé si es exactamente temor lo que siento, pero me da vida.

La cerveza de este lugar es algo amarga, pero deliciosa

y mientras mi lengua dibuja el contorno de mis labios para saborear la espuma,

adivino una sala semi en penumbra al fondo del garito.

Tiene una puerta pero está abierta y un ser aparentemente humano de cerca de 2 metros parecía custodiarla.

Debo llevar ya muchas cervezas, porque me parece un orco recién llegado de Mordor.

Creo que voy bien.

Voy hacia aquella puerta que no tengo muy claro adónde me conduce, llego, me paro,

es como si sintiera que el orco va a cerrar el puño y me va a dar un mazazo entre los cuernos y fin de la historia.

Pero sólo me mira. Le sostengo la mirada como lo hago en cada ocasión que aparece algo similar a un desafío,

tal y como le vi hacer a John Wayne en alguna película. En esta ocasión parece que funciona.

El orco ha emitido como un ruido mitad lamento mitad gruñido.

Creo que es como un saludo e intuyo que la traducción más o menos es: “Puedes pasar tonto de los cojones, pero como te escantilles lo más mínimo te reviento de un mazazo”  No me lo tomo como algo personal y entro.

Una lámpara parecida a las de billar cuelga apenas un metro encima de una amplia mesa circular,

pero os puedo asegurar que los personajes que están alrededor no son los caballero de Arturo… Tampoco esto es Camelot.

Juegan al póquer… bueno, mascullan palabras ininteligibles con exabruptos varios (estos sí entendibles)

mientras reparten cartas y recuerdos a las madres de los otros.  Es como un desafio a ver quien es màs bestia y desagradable.

Pero no los temo, no hoy, no esta noche. Me siento invulnerable. Es más, voy a participar en la partida y les sacaré algo de dinero a estos pardillos. Me encanta el póquer y me siento como Steve MacQueen en el Rey del Juego.

Pero…

Han entrado..

Son tres. Estos son distintos. Son dos mujeres y un hombre. Definitivamente debo estar en una sucursal de la Tierra Media

porque si el de la entrada me parecía un orco, este tipo que va con las mujeres me parece Gollum… Hay algo en ellos…

La sala se ha callado y alguno se va. Sólo han quedado cuatro alrededor de la mesa.

Una de las mujeres se sienta en un sillón del fondo, en semisombra y el tipo que parece Gollum se queda de pie junto a la mesa. No puedo asegurarlo, pero creo que lleva un arma… y de buen calibre. Percibo que es peligroso, pero no le temo tampoco.

Y ella… Parece la cabecilla. Un halo invisible la rodea, me atrae y allí parecen temerla.

Yo no siento temerla, pero si percibo un respeto que me hace dudar.

Se lo que va a ocurrir. Ella va a jugar. fuerte, y si gana gana,

y si no gana… entonces creo que aquí habría una masacre. La mirada Gollun me lo dice.

Y ocurrió lo que tenía que ocurrir.

Se sentó, jugó y ganó… Vamos, como Napoleón. Los desplumó.

No acierto a describiros su sonrisa… Era dulce e inocente, pero también perversa e intrigante. Como sus ojos.

Después simplemente se levantó y me miró. Fue sólo un instante, pero el tiempo pareció congelarse.

Lo que sentí en aquella mirada es algo que me intriga  y me emociona.

Se marcharon los tres con el mismo sigilo con el que llegaron pero con mucho más dinero en el bolsillo.

Fue entonces cuando pregunté a uno de los que quedaron:

.- ¿Quiénes son?

Me miró lánguidamente. .

-Mejor no quieras saberlo amigo. Son…extraños. Se dicen cosas de ellos…

Antes venían todos los días. Ahora creo que sólo lo harán de vez en cuando.

En algunas ocasiones cuentan las historias que han vivido y los hechos que cometen.

Y a veces nos da miedo, pero nos gusta. Volverán, eso es seguro.

Qué extraño está siendo este viaje, sí.

Siento que les conozco, a los tres, como ya me ha pasado con otras personas en esta aventura viajera.

Y siento que les quiero.

Sí, debía llevar ya muchas cervezas.

Quise asegurarme y le volví a preguntar:

.-Entonces, volverán seguro, no?-  Me asintió con la cabeza.

Bien, pensé. Les esperaré, les esperaré siempre.

Y allí, “Pensando en la Oscuridad”, lo pregunté:

.-Ah! Una ultima cuestión amigo. ¿Cómo se llama ella?-

El hombre me miró, se santiguó y dijo:

.-HENAR.

Bendita seas.

hcmb

Sois increíbles, los tres.


36 comentarios

¿QUÉ ES “LA LUNA ESCARLATA”?

la_luna_escarlata1

La LUNA ESCARLATA es una historia.

Una historia que ocurrió hace ya mucho tiempo, lejos, muy lejos de donde en esta vida habito.

Ocurrió en el Japón medieval en los albores del siglo XVII,

donde una aprendiz de geisha y un samurái vivieron una historia de amor en momentos convulsos.

Al igual que te dije acerca de LA ROSA DE PARÍS, me gustaría en su momento compartir contigo esta historia,

porque aunque como he dicho ocurrió hace mucho tiempo y muy lejos,

también está ocurriendo ahora y muy cerca.

Porque… ¡Qué poco parece cambiar el mundo!

Sí en lo exterior, pero por dentro…

No importa qué les ocurrió exactamente al samurái y a la geisha,

pero sus pasiones, sus deseos, sus miedos, sus esperanzas,

en definitiva, lo que les hacía humanos, ¿no es lo mismo que sentimos todos?

Diferentes circunstancias e idénticas emociones…

Revisando manuscritos de la historia de LA LUNA ESCARLATA me he encontrado con una carta

que Sada (la geisha) le escribe al samurái.

Y quiero compartirla contigo.

“Todo ha pasado.

Lejos queda el fuego y su humo,

el terror de una noche incendiada, los gritos de dolor, el miedo.

Pisé, pisoteé sueños en mi huida. Gané la vida a cambio de perder mi amor.

Y hoy, lejos de todo, veo las hojas verdes de los arces revolotear en sus ramas,

mientras las lágrimas surcan por mi rostro las huellas de sus besos…

¿Pero qué podía hacer?

Amor, mi valeroso samurái de ojos tristes; estéis donde estéis, mi amor está con vos.

Marché, huí para protegeros…

Morirán todas las primaveras… pero no en nuestros corazones.

¿Por qué os siento como si estuvierais conmigo, aquí, a mi lado?

¿Es vuestro espíritu quizá?

Quisiera cerrar los ojos y que al abrirlos estuvierais a mi lado,

como tantas noches en la Casa de la Luna de Agua…

Encontradme mi amor!

En esta vida o en cualquier otra, pero por favor,

velad por el sueño de este amor inmortal,

matad la angustia de no teneros

y en el silencio de cualquier noche estrellada,

sellad mis labios con un beso, y hacedme sentir,

con el gozo de un abrazo, que habéis vuelto.

Estéis donde estéis, volved a mí, dad calor a mi helado corazón.”

de LA LUNA ESCARLATA

by Lottar


13 comentarios

TRES PREGUNTAS PARA LA FELICIDAD

la_luna_escarlata_trespreguntas

 

Hace tiempo que siento que todo auténtico crecimiento,

tanto emocional como psicológico o espiritual,

debe ir encaminado a un asunto esencial… SER FELIZ.

Y esto que parece tan evidente

y que supuestamente todo el mundo persigue,

no se plasma en la realidad ordinaria y común de las personas.

Decimos que por supuesto que queremos ser felices,

pero si observamos los actos que acometemos,

con la carga inevitable de emociones que ello nos genera,

nos daremos cuenta que no coincide

lo que deseamos con lo que hacemos por lograrlo.

Decimos querer ser felices y hacemos cosas que nos hacen infelices…

 

Sin darnos cuenta nos convertimos en adictos al sufrimiento

y es una trampa muy sutil,

porque nos hace lograr aquello que tememos

en vez de crear aquello que amamos.

 

Ser feliz no es una consecuencia de algo que ocurre,

es una decisión, voluntaria, consciente y altamente personal,

un nuevo acuerdo que adoptamos ante nosotros mismo

y que prometemos respetar.

 

La felicidad, se decide de antemano.

 

Concluye ese capítulo en el que te has encallado,

frenando el desarrollo de la historia.

Cierra la puerta… porque esa persona, esa experiencia,

qué más da, ya no van a volver.

Y que la siguiente persona o experiencia llame confiad@ a la puerta,

que la recibirás de mil amores porque hace tiempo la andas esperando.

No temas el cambiar, ni temas lo que temes.

Esa energía con la que se alimenta el miedo la proporcionas tú

y sólo tú puedes retirarla y transmutarla.

Revisa aquello que ya no es esencial en tu vida y arrójalo lejos.

No eres la misma persona que ayer,

tus gustos pueden haber cambiado, como tus sueños y tus deseos.

Permítete este nuevo giro, observa hacia adonde te dirige.

Y recorre ese camino sin temor.

 

A veces no lo podrás evitar y sentirás miedo,

pero entonces regocíjate con todas las manos que se tienden hacia ti…

Son esos amigos, esos amantes, esas personas que mágicamente

aparecen en tu vida simplemente cuando más lo necesitas.

Son almas amigas y no importa el personaje que adopten,

sencillamente cumplirán el papel que deben representar para ti.

Y lo hacen por Amor.

 

Sólo es eso, un salto de fe hacia nuestros sueños,

la aceptación de ese impulso que sentimos nacer del corazón

y que nada ni nadie fue capaz de reprimirnos del todo,

a pesar de todo cuanto nos hicieron,

de todo cuanto vivimos, gozamos y sufrimos.

Sigue esa voz, porque es la tuya,

y si confías,

te conducirá a un territorio donde el Amor aún es importante,

un mundo donde todo es posible,

un lugar donde existen los milagros.

 

Cuando te veas ante una situación de duda

donde debas imperiosamente elegir,

antes de decidirlo respira profundo

y hazte estas tres preguntas:

 

¿Cuál de las dos opciones me aporta más Paz?

¿Cuál me acerca más a mi sueño?

¿Cuál elegiría si no tuviera miedo?

 

Feliz reflexión.